Home » Europa » Portugal » Qué ver en… Lisboa (Portugal). 10 visitas imprescindibles

Qué ver en… Lisboa (Portugal). 10 visitas imprescindibles

Lisboa, la capital de Portugal, es en mi opinión una de las ciudades más sorprendentes del Viejo Continente. Aunque ya hace tiempo que es uno de los destinos favoritos del turismo europeo, creo que la mayoría de viajeros siguen sorprendiéndose con sus numerosos atractivos. Para los españoles, aunque sólo sea por cercanía, debería ser un viaje “obrigado”. Si aún no la conocéis, aquí os dejo mis sugerencias. Y si vais con tiempo, os recomiendo visitar también el Distrito de Leiria, 100km al norte de la capital portuguesa.

1. Tranvía 28. La red de tranvías eléctricos funciona en Lisboa desde 1901 y sus vehículos más antiguos (ocho en total, llamados “ligeiros”) apenas han sufrido cambios desde 1936-1947. La mayoría, unos 40, han sido rediseñados manteniendo el aspecto original. La flota la completan 10 tranvías completamente modernos. En total, unos 58 vehículos cubren las 5 líneas de tranvía, entre las que destaca la turística 28E por hacer el recorrido más largo y pasar por algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad. Mi sugerencia para una primera toma de contacto con Lisboa es ir desde Estrela (Basílica) hasta Graça y luego caminar hasta el Mirador de Graça. (Rutas, mapas y horarios). No aconsejo pagar billetes sueltos, ya que son muy caros. Consultad bonos de transporte y ventajas de la Lisboa Card.

2. Castillo de San Jorge. Lisboa es la ciudad de las Siete Colinas. Sobre la más alta de ellas se alzan las ruinas del Castelo de São Jorge, cuyos vestigios más antiguos se remontan al s.VII a.C. Conquistado y ocupado por diferentes pueblos y reyes a lo largo de su historia, quedó muy deteriorado tras el terremoto de 1755 y permaneció en el olvido hasta 1910, año en que fue nombrado Monumento Nacional. A partir de entonces sufrió varias remodelaciones y hoy es una de las principales atracciones de la ciudad. Se visitan las murallas, restos arqueológicos, una exposición, etc. Las vistas de Lisboa son geniales. Precios y horarios.

3. La Baixa. Tras aquel brutal terremoto de 1755, en el que murieron decenas de miles de personas, muchas partes de la ciudad tuvieron que ser levantadas desde cero. El Marqués de Pombal fue el artífice de la completa reconstrucción del barrio La Baixa. Sus calles están dispuestas en perpendicular respecto a un eje central, la Rua Augusta. Este armónico conjunto con forma de rectángulo es considerado el centro de la ciudad. Allí encontraréis comercios, restaurantes, etc. No hay que perderse las dos plazas que lo limitan: el Rossio (Praça de Dom Pedro IV) y, sobre todo, la magnífica Praça do Comércio, con su elegante Arco Triunfal y uno de sus lados abierto al estuario del Tajo.

4. Elevador Santa Justa. Los numerosos desniveles que provocan las colinas  de Lisboa fueron salvados en muchos puntos mediante la construcción de elevadores. El más famoso de ellos, construido en 1902, es el de Santa Justa. Con sus 45m de altura y su precioso estilo neogótico, este ascensor une los barrios de Baixa y Chiado, aunque hoy en día es una pura atracción turística. El billete ronda los 5€, así que no recomiendo montar si no es por un capricho especial. Sin embargo, sí recomiendo hacer la subida caminando para echar un vistazo a las ruinas del Convento do Carmo y, sobre todo, para subir las escaleras de caracol que llevan a lo más alto de la estructura del ascensor. Vistas increíbles y gratuitas. Y si hay ganas de disfrutar la noche, podemos seguir caminando hasta el pintoresco Barrio Alto, lleno de bares y restaurantes.

¿Vas a visitar Lisboa? Entonces estas actividades te pueden interesar:

5. Chiado. El Chiado es otro de los barrios tradicionales de la ciudad. Antigua zona de encuentro de artistas, hoy es conocido entre otras cosas por su famosa estatua de Fernando Pessoa, sentado en la terraza del Café a Brasileira. En la Rua Garrett y la Rua do Carmo se concentra la actividad: comercios, cafés, restaurantes, etc.

6. Catedral de Lisboa (Sé). Construida en 1147, Santa Maria Maior de Lisboa (más conocida como ), es la catedral de la ciudad y el edificio religioso más antiguo. Dañada por múltiples terremotos, fue profundamente restaurada durante el s.XX. La foto del tranvía nº28 frente a su fachada es una de las más vistas en postales y guías. La entrada es libre, aunque son de pago el claustro y el tesoro.

7. Alfama. Decir Alfama es decir “fado”. En este barrio, el más antiguo y tradicional, se encuentran el Museo del Fado y un sinfín de restaurantes donde poder escucharlo en directo. Los precios de la cena + espectáculo suelen ser abultados. La habilidad del viajero consistirá en detectar los lugares más “familiares” y menos “turísticos”. Aunque no se consiga, merece la pena el paseo por sus callejuelas.

8. Torre de Belém. Quizá la perla más bella de la ciudad. Esta antigua torre de vigilancia, con una decoración exterior exquisita, es testigo de la historia de Lisboa desde 1520. En el interior se pueden visitar cinco enormes salas diáfanas. (Horarios | precios). Muy cerca recomiendo ver el Monumento a los Descubrimientos. Aparte de admirar sus enormes esculturas en un conjunto que supera los 50m, podemos visitar su pequeña exposición y, esencialmente, acceder a la azotea para disfrutar de las vistas del Tajo, el enorme Puente 25 abril y el Barrio de Belém. (Precios | Horarios). Te recomiendo leer mi post dedicado a Belém para más detalles, fotos y sugerencias.

9. Monasterio de los Jerónimos. La otra joya de Belém es el Mosteiro dos Jerónimos, que forma junto a la Torre de Belém un conjunto declarado Patrimonio de la Humanidad en 1983. El enorme monasterio comenzó a construirse en 1501 por orden de Manuel I para conmemorar el feliz regreso de Vasco de Gama desde la India. Se visitan la espectacular iglesia (entrada libre) y el tanto o más fascinante claustro (Horarios | Precios). Ambos espacios son de visita obligada por su belleza y su relevancia histórica. Para ampliar la visita al Barrio de Belém podemos visitar el Museu Nacional dos Coches y probar los míticos Pastéis de Belém en la histórica y preciosa cafetería del mismo nombre, abierta en 1837.

10. Parque de las Naciones. El Parque das Nações fue el lugar que albergó la Expo ’98. Destacan la Estación de Oriente (de Calatrava) y la Torre Vasco da Gama. Con 145m de altura, esta torre es el edificio más alto de Lisboa y hoy en día forma parte del lujoso y recién estrenado hotel Myriad. Desde la zona panorámica se puede ver toda la ciudad, incluido el cercano Puente Vasco da Gama, que con sus 17,2km es el más largo de Europa. Los niños disfrutarán en el Pabellón del Conocimiento (un museo de ciencia), el teleférico y el gigantesco Oceanário, el segundo más grande del mundo.

Ver Qué ver en Lisboa (Portugal) en un mapa más grande

12 comments

  1. Y añadiría una escapada a Sintra o a Cascais. Para salir por la noche el Barrio Alto siempre es un clásico. ;)

  2. Hola! Gracias por las recomendaciones adicionales de Sintra y Cascais :) El Barrio Alto lo comenté de pasada en el artículo… no me cabían tantas cosas! jeje
    Saludos!
    Prude

  3. Pues mira yo Lisboa siempre me ha tirado para atrás, como me gusta tanto ir a dónde hace frío…
    Pero todo el mundo dice que es preciosa…

    saludos fiera

  4. Claro, Sergio! Hazte una escapada cuando puedas. Yo creo que te gustará. La gente, normalmente, no va con las expectativas muy altas y suelen sorprenderse, como dije. Yo fui uno de ellos :P Saludos!

  5. Lisboa es una ciudad mágica. Tan mágica y maravillosa como otras de Portugal (Porto, Coimbra, Évora).
    Recomiendo a todos mis amigos -que aunque alguna vez fueron a Europa- no perder la posibilidad de conocer este hermoso país y su fantástica gente.

  6. Una buena opción para los que os guste el dulce es pasaros por la Pastelaria Suiça, en la Plaza del Rossio. ¡Tienen mucha variedad de dulces y están todos buenísimos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *