Home » Europa » Portugal » Visitar Lisboa: Belém (Torre, Monasterio de los Jerónimos y más)

Visitar Lisboa: Belém (Torre, Monasterio de los Jerónimos y más)

Lisboa, la bellísima capital de Portugal, tiene un gran potencial turístico. Hay mucho que ver, mucho que saborear y mucho que escuchar. Ya escribí mis sugerencias sobre lugares que merecen una visita en el artículo “Qué ver en Lisboa“, pero creo que el barrio de Belém justifica un artículo propio. Allí encontramos la famosa Torre de Belém, el Monasterio de los Jerónimos, el Monumento a los Descubrimientos y otros lugares que pueden complementar una jornada perfecta. A continuación os propongo un paseo por algunos de estos rincones.

Torre de Belém (Lisboa, Portugal)

Breve historia de Belém

Lisboa, como cualquier otro municipio portugués, está dividida administrativamente en pequeñas freguesías. Hasta finales de 2012 existían 53 freguesías en la capital de Portugal, pero una nueva ley las ha reducido a 24. De las viejas freguesías, una de las más conocidas era sin duda Santa María de Belém. Esta zona histórica, muy ligada a los Descubrimientos del s.XV, llegó a ser incluso un concelho autónomo entre 1852 y 1885, año en que fue finalmente anexionada a Lisboa. Curiosamente, con la nueva organización territorial, Santa María de Belém se ha fusionado con São Francisco Xavier y la freguesía resultante ha sido Belém, así que su nuevo nombre oficial coincidirá ahora con el que ya era su nombre popular.

Torre de Belém

El monumento más reconocible del barrio es su famosa “Torre de Belém“. Por su belleza y su peculiar ubicación en la orilla del Tajo, es una de las imágenes más usadas en las portadas de las guías de Lisboa e incluso de Portugal. Esta coqueta torre, de cinco plantas y unos 30 metros de alto, fue construida entre 1515 y 1519 durante el reinado de Manuel I en un estilo que siglos más tarde se llamaría “manuelino” precisamente en honor a dicho rey. Sus funciones iniciales fueron las de torre de defensa y puerta de entrada ceremonial. Con el paso de los siglos fueron perdiendo importancia estos objetivos, pero casi siempre fue usada para propósitos militares. Desde 1983 es Patrimonio de la Humanidad.

Torre de Belém (Lisboa, Portugal)
Lo más destacable de la Torre es su exterior, así que merece la pena detenerse a contemplarla desde diferentes ángulos y sacarle fotografías a diestro y siniestro. La visita al interior puede resultar un tanto decepcionante, pero su terraza central merece la pena. A parte de esa terraza y de sus vistas, sólo visitaremos varias plantas diáfanas comunicadas por una estrecha escalera de caracol y un sótano con cañones apuntando al Tajo. Para ahorrar en las entradas se puede sacar un ticket conjunto que incluye el Monasterio de los Jerónimos. Consulta: horarios | precios.

Monasterio de los Jerónimos

El gigantesco Monasterio de los Jerónimos forma también parte del Patrimonio de la Humanidad junto a la Torre de Belém. Con ella comparte el estilo arquitectónico (manuelino) y la época de construcción (las obras comenzaron en 1501) en pleno apogeo de los “Descubrimientos”. El Rey Manuel I lo mandó construir para celebrar el feliz regreso de Vasco de Gama desde la India. Se levantó, pues, como símbolo del expansionismo portugués y se utilizó para despedir y saludar a los navegantes en sus largos viajes. El monasterio fue confiado a la Orden de San Jerónimo y sus monjes permanecieron en él hasta 1833, año en que fueron expulsados y el complejo fue secularizado.

Claustro del Monasterio de los Jerónimos en Belém (Lisboa, Portugal)Iglesia del Monasterio de los Jerónimos en Belém (Lisboa, Portugal)
En el enorme Monasterio de los Jerónimos se visitan sobre todo dos espacios: el claustro (de pago) y la iglesia (entrada libre). A cualquiera que tenga un mínimo interés por la arquitectura le recomiendo pagar la entrada para ver el claustro; mucha gente lo considera el más bonito del mundo. Se visitan sus dos plantas, varias salas históricas, el precioso coro de la catedral (ideal además para tener una vista perfecta de la iglesia) y la tumba del gran poeta Fernando Pessoa. La iglesia, por su parte, es también bellísima y alberga importantes tumbas como la de Vasco da Gama, el poeta Luís de Camões o la del propio Manuel I. Consulta: horarios | precios.

¿Vas a visitar Lisboa? Entonces estas actividades te pueden interesar:

Monumento a los Descubrimientos

En un barrio tan ligado a los Descubrimientos no podía faltar un monumento conmemorativo. Este imponente monolito de 52 metros fue construido por orden del dictador Salazar en 1960 para honrar los 500 años de la muerte de Enrique el Navegante. A lado y lado del monumento están esculpidas las figuras de 33 grandes personalidades de la época, como Luís de Camões, Vasco da Gama, Magallanes o el propio Infante Don Enrique. Desde la terraza puede observarse con claridad la gigantesca rosa de los vientos que hay a la entrada.

Monumento a los Descubrimientos en Belém (Lisboa, Portugal)Vistas desde el Monumento a los Descubrimientos en Belém (Lisboa, Portugal)
Se puede acceder al interior del monumento y subir hasta la terraza, previo pago de la entrada (3€). Se sube en ascensor hasta un rellano próximo a la azotea y se recorre un pequeño tramo de escaleras antes de llegar a la terraza. Las vistas son magníficas: podemos contemplar todo el estuario del Tajo, el larguísimo Puente del 25 de abril, la Torre de Belém, el Monasterio de los Jerónimos y otros muchos lugares de la ciudad. La terraza, eso sí, es estrecha y el muro que la bordea mide más o menos 1,50m así que los niños no disfrutarán demasiado (salvo que los padres se lo suban a hombros o improvisen otros malabares poco recomendables). En el sótano, por último, podremos encontrar exhibiciones itinerantes. Consulta: precios | horarios (esquina inferior derecha).

Museu Nacional dos Coches

Sólo lo visité la primera vez que estuve en Lisboa, con 10 años, pero es una las pocas cosas que aún recuerdo de aquel viaje. Este museo, abierto en 1905, alberga una de las colecciones de carruajes más importante del mundo. Sus antiguos y lujosos coches son de un valor incalculable y de una belleza extraordinaria. Algunos de ellos se utilizaron ya en el s.XVII, siendo los más famosos los que pertenecieron a Felipe III de España y al Papa Clemente XI. Precios y horarios (en inglés).

Pastéis de Belém

Los Pasteles de Belém son un famoso dulce que encontraréis por todo el país. Si queréis probarlos en el lugar que los crearon tenéis que ir a la cafetería del mismo nombre (Pastéis de Belém), fundada en 1837. Si recordáis, en 1833 habían expulsado a los monjes del Monasterio de los Jerónimos. No es casualidad que unos años después empezaran comercializarse estos pasteles a unos pocos metros del monasterio. Al parecer los propios monjes habrían creado esta receta y fue un modo de supervivencia para algunos de ellos. La receta, por cierto, se mantiene en secreto desde entonces y dicen que sólo aquí pueden probarse los auténticos. Aunque no os gusten los dulces, recomiendo entrar y tomar algo en alguno de sus diferentes y coquetos salones. Por espacio no habrá problema.

Pastéis de Belém (Lisboa, Portugal)

Otras visitas en Belém

Si aún os sobra tiempo, en Belém también podéis visitar el moderno CCB (Centro Cultural de Belém), que acoge diferentes exposiciones y eventos culturales, el Museo Nacional de Arqueología, el Museo de la Marina -ambos situados en el complejo del monasterio-, el Museo de la Electricidad y el Jardín Botánico de la Ayuda. Para los enfermos del fútbol, relativamente cerca del monasterio se encuentra el estadio de “Os Beleneses”, actual equipo de segunda división, que sin embargo llegó a ganar el campeonato de primera en 1946 y que es el cuarto club de Portugal en cuanto a títulos y socios (por detrás de Benfica, Oporto y Sporting de Lisboa).

Información práctica para visitar Belém

  • Mapa: ubicación de los lugares mencionados
  • Turismo: Lisboa | Portugal
  • Alojamiento: si estáis buscando apartamentos en Lisboa en esta ocasión os sugiero que le echéis un vistazo a los precios de Only-apartments. No recomiendo alojarse en Belém por la gran distancia respecto al centro. Para dormir, quizá sea mejor algo más céntrico. El puro centro es el barrio de Baixa. Cualquier zona que esté bien conectada con Baixa puede ser interesante (Chiado y Barrio Alto, por ejemplo).

Fotos: (1 y 2) Torre de Belém (3 y 4) Claustro e iglesia del Monasterio de los Jerónimos (5 y 6) Monumento de los Descubrimientos y vistas desde la terraza (7) Pastéis de Belém. Autoría: Lupe/Los apuntes del viajero

7 comments

  1. Nosotros también hemos estado en Lisboa en Semana Santa.
    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

  2. Sin duda, una de las ciudades con más encanto de Europa por miles de motivos. Llevo tiempo sin visitarla y siempre pienso en regresar pues ya sabes que soy un entusiasta de Portugal. Buen repaso a sus encantos y atractivos, Pruden!

    Un abrazo.

  3. Lisboa es un sitio precioso!
    Yo me pasé varias horas con un atardecer genial frente a la Torre de Belem haciéndole no sé cuántas decenas de fotos :D

  4. Interesante recorrido por Belem. me has hecho recordar el río Congo, y los intentos de los portugueses de la época en doblar el cabo de Buena Esperanza (que entonces, por supuesto, no se llamaba así).

  5. Ivette M Echevarria

    Hola.Estoy planificando en visitar a Portugal,es facil moverse para diferentes lugares.Se los agradecere la informacion.Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *