Home » Europa » Francia » Visitar Montpellier, capital del Languedoc-Roussillon

Visitar Montpellier, capital del Languedoc-Roussillon

En enero de 2013 nos escapamos a visitar Montpellier y otros lugares del Languedoc-Roussillon, en el sudeste de Francia. Hemos ido descubriendo esta región en diferentes etapas y sólo podemos hablar maravillas de ella. Pueblos medievales, castillos, gastronomía, playas, 7 lugares Patrimonio de la Humanidad… en fin; lo tiene todo. En esta ocasión os invitamos a descubrir Montpellier, su capital. Desde diciembre de 2013 es una de las 13 ciudades francesas que están unidas a España por trenes de alta velocidad, así que si os gusta lo que veis, recordad que os podéis plantar allí en 2h 50′ desde Barcelona ó 6h 10′  desde Madrid. ¡Apuntadlo como idea de escapada para un fin de semana!

Place de la Comédie en Montpellier (Languedoc-Roussillon, Francia) (2)

Breve historia de Montpellier

Montpellier es mencionada por primera vez en el año 985. Por entonces los piratas acosaban con frecuencia la costera localidad de Magalona (actual Mauguio) y se hizo necesario establecer un asentamiento tierra adentro para evitarlos. Así nacía Montpellier, que sería gobernada por la dinastía de los Guillermo hasta 1204. Desde aquel año pasó a formar parte del Reino de Aragón, siendo el famoso Jaime I “el Conquistador” (nacido allí) su rey más ilustre. En 1349 el Señorío de Montpellier fue vendido al reino de Francia y se puso fin a su etapa “española”. Tras siglos de enorme crecimiento, en los que se había consolidado su universidad (de 1289) y se había consagrado su catedral (1536), Montpellier sufrió el asedio de la corona francesa durante la Reforma por haberse convertido en un importante feudo protestante. En tiempos más recientes cabe destacar el notable crecimiento industrial del s.XIX y el enorme aumento de población propiciado por la inmigración proveniente de Argelia tras su independencia en 1962. Hoy en día es la 8ª ciudad francesa por número de habitantes (264.000).

Qué visitar en Montpellier

Los principales atractivos de Montpellier se encuentran en un área de aproximadamente de 2,5km de largo y 1km de ancho. Es viable hacer el recorrido turístico más básico en un día, pero sugerimos tener al menos 2 jornadas para tomarlo con calma y poder incluir alguna visita más alejada, como la de su enorme zoo gratuito. Hagamos lo que hagamos, hay un punto de referencia que debemos tener claro: la Place de la Comédie, centro neurálgico de Montpellier.

Place de la Comédie en Montpellier (Languedoc-Roussillon, Francia) (2)Place de la Comédie en Montpellier (Languedoc-Roussillon, Francia) (2)

Desde la Oficina de Turismo, situada junto al parque L’Esplanade, podremos comenzar nuestra ruta. En la Place de la Comédie destaca el edificio de la Opéra Comédie (1888), con una fachada muy similar a la Ópera de París, y frente a ella se encuentra uno de los símbolos de la ciudad: la Fuente de las Tres Gracias (1777). Las animadas terrazas de la plaza, donde se citan universitarios y turistas, son una buena opción para tomar algo, disfrutar de la vidilla de Montpellier y preparar un poco el recorrido. De todos modos, no planifiquéis demasiado… el casco antiguo es de esos en los que apetece perderse por donde a uno le venga en gana.

Montpellier (Languedoc-Roussillon, Francia)Montpellier (Languedoc-Roussillon, Francia)
Uno de los lugares más coquetos del centro histórico es la Place Saint Roch (foto superior), frente a la iglesia del mismo nombre. En el interior de esta parroquia no hay nada especialmente destacable, pero la plaza, con las escalinatas y los curiosos murales de las casas contiguas, hacen que merezca la pena acercarse hasta allí. Cuando os canséis de callejear por la zona vieja os podéis encaminar a la Porte du Peyrou, un arco del triunfo de 1715 situado al final de la Rue Foch, donde abundan los palacetes del s.XIX. A continuación sugerimos dar un paseo por el parque de la Promenade du Peyrou. Al final de la esplanda, tras el monumento principal, podréis contemplar el Acueducto de San Clemente (o “Aqueduc des Arceaux”), construido en 1754.

Porte du Peyrou en Montpellier (Languedoc-Roussillon, Francia)Promenade du Peyrou en Montpellier (Languedoc-Roussillon, Francia)Acueducto de San Clemente en Montpellier (Languedoc-Roussillon, Francia)

Otra visita imprescindible en Montpellier es la Catedral de San Pedro. Como dijimos, la catedral fue consagrada en 1536, pero ya existía como iglesia adjunta a un pequeño monasterio desde 1364. Durante la Reforma sufrió daños tan severos que tuvo que ser reconstruida casi en su totalidad en el s. XVII. Nosotros tuvimos la mala fortuna de verla tras numerosos andamios, así que hemos tomado prestada esta foto de Flickr (de Wolfgang Staudt) para que podáis contemplar la belleza de su fachada. Por cierto, el edificio anexo que se ve a su izquierda es la Facultad de Medicina, que se enorgullece de ser la más antigua del mundo occidental aún en funcionamiento (desde 1220, aunque con un período de 100 años de inactividad y alguna refundación).

Catedral de San Pedro en Montpellier (Languedoc-Roussillon, Francia)
Muy cerca se encuentra el Jardín Botánico de Montpellier (1593), que no tuvimos el placer de conocer, pero que al parecer es uno de los más bonitos e importantes de Europa. De vuelta a la Place de la Comédie podemos hacer un paseo por el arbolado parque L’Esplanade y, si tenemos tiempo e interés, visitar el museo más importante de la ciudad: el Museo Fabre, con importantes colecciones de pintura, escultura y dibujo del s.XVII al s.XX. En aquel momento valía 6€ y creo que merece la pena si os gusta la pintura de esa época. Si el día os da para más, os proponemos un plan que podéis hacer perfectamente por la tarde: ir de compras por el centro comercial Polygone (si sois de hacer compras, que no es nuestro caso) y, sobre todo, pasear por el moderno barrio Antigone, obra del arquitecto catalán Ricardo Bofill.

Barrio de Antigone en Montpellier (Languedoc-Roussillon, Francia)

La zona de Antigone se comenzó a edificar en 1977 y no se dio por finalizado el proyecto hasta el año 2000. Es un barrio muy singular y agradable, con una especie de interminable patio interior (casi 1km) que va desde el centro comercial hasta el río Lez. Si no estáis muy cansados, merece la pena llegar hasta el río echando un vistazo a las curiosas fachadas “neo-griegas”.

Para el segundo día de visita os sugerimos acercaros hasta el Montpellier Parc Zoologique. Aunque no somos muy partidarios de ver animales encerrados, hay que reconocer que en el zoo de Montpellier la mayoría de animales tienen espacios más grandes que en cualquier otro zoo que hayamos visto. Algunos tienen tanto espacio que se hacen difíciles de encontrar. Otros, por desgracia, carecen de tales privilegios (como los felinos, que están en espacios bastante pequeños comparados con el resto). El zoo es gratis y hará las delicias de los niños. Por último, si tenéis aún más tiempo, no está de más acercarse hasta alguna de las clásicas “follies“, antiguas casas señoriales rodeadas de jardines y fuentes. La más popular es el Château de Flaugergues. Tampoco tuvimos el placer de conocerla, así que si vais ya nos contaréis.

Zoo Montpellier (Languedoc-Roussillon, Francia)

Información práctica para visitar Montpellier

  • Turismo oficial: Montpellier | Languedoc-Roussillon | Francia
  • Qué ver: ubicación de las sugerencias Google Maps | mapa turístico (PDF)
  • Cómo llegar:
    • Tren. Desde diciembre de 2013 Montpellier está unida a España por trenes de alta velocidad desde Madrid (6h 10′) y Barcelona (2h 50′), además de Girona y Figueres. Podéis consultar horarios y precios o comprar vuestros billetes en Oui.sncf
    • Carretera. Fácilmente accesible por la autopista A9. Desde la frontera de La Jonquera (al norte de Girona) se invierten unas 2h (188km). Desde Irún (País Vasco) se tardan unas 5h (562km).
    • Avión. El Aeropuerto de Montpellier-Méditerranée está situado a sólo 10km del centro, pero no hay vuelos directos desde España. Consulta las conexiones con otros destinos europeos/internacionales.
    • Bus. Compañías como Alsa cubren la ruta Barcelona-Montpellier (6h 30′) o Madrid-Montpellier (13h 50′) con la ventaja de tener precios más asequibles, a priori, que otros transportes.
  • Alojamiento: listado de hoteles en Montpellier

Fotos: (1, 2 y 3) Place de la Cómedie (4 y 5) Casco antiguo (6) Porte du Peyrou (7) Promenade du Peyrou (8) Acueducto de San Clemente (10) Barrio de Antigone (11) Zoo Montpellier. Autoría: Lupe/Los apuntes del viajero // (9) Catedral de San Pedro. Autor: Wolfgang Staudt, vía Flickr.

10 comments

  1. La Place de la Comédie de Montpellier es igualita a la de Bordeux! Guau!

  2. EDGAR MONTALVO

    Realmente es hermoso todo ese lugar y también es maravilloso que ustedes nos den tan exacta y compilada informaciòn.

  3. Alejandro Rivera

    Estaba algo indeciso de si incluirlo o no en mi itinerario de viaje a Europa, pero he leído este artículo ¡y me he animado bastante! Aparte de todo, ¿sabes si es fácil llegar a la playa desde Montpellier? ¡No quisiera perderme el ambiente mediterráneo del sur de Francia! Un saludo desde Colombia :D

  4. HOLA, me ha sido muy util la información. Que fotos mas bonitas! Queremos visitar Montpellier en septiembre y nos gustaria saber en que hotel os alojasteis.
    Gracias

  5. Yo fui hace 5 años y me instalé en los aparthoteles Citadines. Para ir a la playa hay un autobús de línea que te lleva allí directamente y el precio es igual que el de coger un bus para otra zona de la ciudad. Una ciudad fantástica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *