Home » América » Estados Unidos » Puente de Brooklyn: historia, curiosidades y visita

Puente de Brooklyn: historia, curiosidades y visita

Una de las primeras cosas que uno quiere hacer cuando va a visitar Nueva York es cruzar el famoso Puente de Brooklyn, tantas veces visto en películas, anuncios y cuadros de IKEA. Es un puente bonito e imponente, pero sobre todo suele fascinar por lo que tiene de símbolo en una ciudad donde no faltan los grandes iconos populares: Estatua de la Libertad, Empire State, Central Park, etc. Nosotros tuvimos la oportunidad de pasear por él en marzo y, pese a la lluvia, fue una de las mejores experiencias que nos llevamos de la ciudad. En este post os hablamos sobre su historia, algunas curiosidades y los detalles prácticos para visitarlo.

Puente de Brooklyn (Nueva York)

Breve historia del Puente de Brooklyn

A finales del s.XIX, tomar un ferry era la única forma de cruzar el río East entre Nueva York y Brooklyn, por entonces dos ciudades independientes. Las heladas, fuertes lluvias y otros muchos problemas hacían que esta ruta se cancelase con frecuencia, así que el ingeniero John Augustus Roebling propuso construir un puente que uniese Manhattan con Brooklyn. Tras varios años trabajando en el proyecto y buscando la financiación, el 3 de enero 1870 comenzó la construcción del Puente de Brooklyn, que no terminaría hasta el 24 de mayo de 1883. El puente alcanzó gran fama mundial de forma inmediata, pues se trataba del primero suspendido mediante cables de acero. Además, durante 20 años fue el puente colgante más largo del planeta, con 1.825m de longitud. Hoy aquellos cables de acero y sus dos torres neogóticas (que se elevan hasta los 84m por encima del agua) conforman una de las estampas neoyorquinas más reconocibles.

Puente de Brooklyn (Nueva York)

10 curiosidades sobre el Puente de Brooklyn

La vida del Brooklyn Bridge está plagada de anécdotas y curiosidades que han ido dando forma al mito. Aquí hemos seleccionado diez, pero encontraréis muchas más chafardeando en Google.

  • Después de 17 años tratando de llevar a cabo su proyecto, J. A. Roebling murió 5 días después de que se aprobara. Al parecer un ferry le aplastó un pie y, pese que a le amputaron el miembro, murió al poco tiempo por contraer el tétano.
  • Su hijo Washington se encargó entonces del proyecto, pero poco después de empezar la construcción sufrió los efectos del “síndrome de descompresión” y quedó postrado en cama. Su mujer Emily le ayudó durante los siguientes 11 años en la supervisión de las obras, llegando a convertirse en una experta.
  • La misma enfermedad causó la muerte de al menos 20 obreros durante la construcción del puente. Se calcula que murieron cerca de 27 en total.
  • El primer día de apertura pasaron por él 1.800 vehículos y 150.000 personas. Emily Roebling fue la primera en cruzarlo.
  • Seis días después de la inauguración corrió repentinamente el rumor de que el puente iba a derrumbarse. Esto provocó una estampida humana que acabó con la vida de 12 personas.
  • El puente se llamó originalmente New York and Brooklyn Bridge. Hasta 1915 no recibió su nombre actual.
  • El 19 de mayo de 1885 Robert Emmet Odlum se convirtió en el primero de los muchos “saltadores” que se han lanzado desde el puente. Fue rescatado con vida del agua, pero ya nada se podía hacer por él. Antes de morir tuvo tiempo de decir alguna frase como “¿hice un buen salto?”. Por cierto, Robert era socorrista y monitor de natación.
  • Si estáis enamorados, no colguéis allí el típico candado. Va contra las normas de la ciudad y será retirado en poco tiempo.
  • El puente fue vendido más de 4.000 veces por George C. Parker. Este famoso estafador se hacía pasar por su constructor para venderlo a ricachones incautos a los que convencía de explotarlo con los peajes. El truco le funcionó durante más de 40 años, hasta que en 1928 fue detenido y condenado a cadena perpetua.
  • Hoy cruzar el puente es gratis, pero hasta 1911 existió un peaje de 1 centavo para cruzar a pie, 5 en caballo y 10 en carruaje.

Puente de Brooklyn (Nueva York)

Visitando el Puente de Brooklyn

Después de leer su historia y conocer todas estas curiosidades seguro que tenéis más ganas de pasear por allí. Desde luego es una de las mejores visitas que se pueden hacer en Nueva York. Y gratis, lo cual es de agradecer en esa ciudad. Cruzarlo caminando es una de las mejores maneras de disfrutar de las vistas sobre el East River y el skyline de Nueva York. Nosotros así lo hicimos, desde Brooklyn hasta Manhattan. La distancia es de 1,8km, así que no se tarda mucho y lo puede hacer cualquiera. Pero antes hay que tomarse el tiempo de sacar unas buenas fotografías desde Brooklyn. A lado y lado del puente hay dos buenas zonas para hacerlo: Brooklyn Heights Promenade al sur y Empire Fulton Ferry Park al norte, en el área de DUMBO. Desde esta última zona están tomadas las fotos más populares. Por desgracia, la lluvia hizo que cambiáramos nuestros planes y sólo tenemos fotos desde el sur. A cambio, el agua nos dejó algunas estampas bastante bonitas.

Puente de Brooklyn (Nueva York) Puente de Brooklyn (Nueva York)Puente de Brooklyn (Nueva York)

Si lo preferís, también podéis cruzar el Puente de Brooklyn en bicicleta, ya que la mitad del espacio está reservada para ellas. O pasar en coche por el nivel inferior, aunque es mala idea si pretendéis parar a tomar alguna foto.  Antaño pasaban por allí trenes y tranvías, pero hace muchas décadas que el tráfico se cerró para estos transportes. Otras ideas para disfrutarlo son: subirse en el East River Ferry -que tiene un embarcadero justo al lado, en la parte de Brooklyn-, tomar el NY Water Taxi, sobrevolar la ciudad en helicóptero o apuntarse a alguno de los numerosos tours guiados que se ofrecen en Nueva York.

Información práctica para visitar el Puente de Brooklyn

  • Ubicación: Brooklyn Bridge, New York (Google Maps)
  • Cómo llegar:
    • Recomendamos caminar desde Brooklyn hacia Manhattan para tener las mejores vistas siempre de cara y hacer primero las fotos en los parques que hemos mencionado.
    • Subway hasta Brooklyn: bajar en High Street-Brooklyn Bridge con las líneas A o C. Algo más lejos, al sur, se encuentra la estación de Clark Street (líneas 2 y 3). Al norte del puente podéis bajar en York Street con la línea F. Todas implican entre 10-15 minutos de camino hasta los accesos peatonales del puente. Uno se encuentra en Tillary Street con Boerum Place y el otro, a través de un paso subterráneo, en Washington Street.
    • Subway en Manhattan: para empezar desde Manhattan conviene bajar en Brooklyn Bridge – City Hall (líneas 4, 5 y 6) o Chambers Street (J y Z), paradas igualmente útiles si termináis en Manhattan vuestro paseo y queréis seguir la jornada en metro.
    • Barco: East River Ferry conecta Manhattan y Williamsburg con el muelle de DUMBO (Brooklyn)
  • Tours guiados y excursiones en bici: Viator | Weplann (poned “Brooklyn” en sus buscadores para filtrar resultados)
  • Comer: antes de cruzar el puente nos detuvimos en Brooklyn a comer en un lugar muy especial. Debo reconocer que por entonces no lo sabíamos y fue pura casualidad, pero el caso es que estuvimos en Grimaldi’s Pizza, histórica pizzería considerada por muchos como la mejor de NY. Incluso fue elegida entre las 5 mejores de USA por Food Network. El día lluvioso debió espantar a las masas y no tuvimos que hacer cola para entrar, algo que al parecer es habitual en temporada alta. Las pizzas estaban geniales, el local era muy chulo y los precios muy asequibles. 100% recomendable.
  • Dormir:

Fotos: (1, 3 y 4) Puente de Brooklyn (2 y 5) Perspectivas desde Brooklyn. Autoría: Lupe/Los apuntes del viajero.

 

Post relacionado

Biblioteca Pública de Nueva York

Biblioteca Pública de Nueva York (info y visita)

Durante nuestro viaje a Nueva York tuvimos oportunidad de ver en vivo y en directo ...

10 comments

  1. Una entrada fantástica. Nosotros queremos ir el año que viene a NY, me apunto este trayecto. Las fotos son geniales. Un saludo!

  2. Confieso que soy uno de esos que tiene el puente de Brooklyn colgado en el salón en forma de cuadro de IKEA. xD

  3. Pues aunque os llovió, os han quedado unas fotos preciosas!!! Ya no hay toldos tapándolo? Cuando yo estuve el año pasado había unos toldos porque estaban acicalándolo!

    • Hola Mari Carmen! Gracias! Por suerte quedaron bien las fotos… aunque he tenido que retocar algunas gotas que mancharon el objetivo :P Y no, la verdad es que no había toldos… menuda rabia me hubiera dado si encima me lo disfrazan jeje Saludos!

  4. Felicitaciones por este post tan detallado y completo sobre el puente de Brooklyn. Hace unas semanas estuve en Nueva York y en mi lista de imperdibles estaba recorrerlo a pie. Después de haber cumplido el objetivo, tengo que confirmar que es muy, muy recomendable este paseo. Yo caminé desde Manhattan hacia Brooklyn y coincido con ustedes es que es buena idea hacer el recorrido al revés. Debe ser especialmente bonito al atardecer. Saludos! :)

  5. Excelente, me gusta porque tambien comentas cómo llegar.
    Opciones diversas para visitar el lugar. (espero me sirvan… las usaré de guía)
    saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *