Home » Asia » Tailandia » Templo Blanco de Chiang Rai (Tailandia)

Templo Blanco de Chiang Rai (Tailandia)

Cuando nuestro viaje por Tailandia nos llevó a Chiang Mai (en el norte del país) aún no teníamos claro si continuaríamos la ruta por Laos o si volveríamos hacia el sur. Finalmente decidimos no abarcar demasiado y dejamos Laos para otra ocasión. Eso sí, ya que estábamos tan cerca, no queríamos dejar pasar la oportunidad de llegar hasta el famoso Triángulo de Oro (donde el Mekong separa Laos, Myanmar y Tailandia) y visitar el Templo Blanco de Chiang Rai, un lugar imprescindible en un viaje por el norte de Tailandia. En este post os hablamos de este curioso templo, tan diferente a cualquier otro que hayamos visto.

Templo Blanco de Chiang Rai (Tailandia)

Historia y detalles del Templo Blanco de Chiang Rai

Llamado oficialmente Wat Rong Khun, este templo de estilo budista, que mezcla también elementos del hinduismo y de la cultura pop, es más conocido como Templo Blanco por razones obvias. Es obra del artista plástico y diseñador local Chalermchai Kositpipat, quien comenzó el proyecto por su cuenta y riesgo en 1997. Desde el primer momento el templo fue muy polémico y criticado por el gobierno, monjes budistas e importantes personalidades tailandesas, quienes consideraban que aquello no era arte tailandés. Sin embargo, y pese a no estar aún finalizado al 100%, el éxito del Templo Blanco es innegable dada la cantidad de turistas que atrae cada año (cerca de 1 millón). En muchas guías de Tailandia, de hecho, ya es la imagen de portada.

Templo Blanco de Chiang Rai (Tailandia)

¿Y por qué es de color blanco? Por lo que hemos sabido la razón va más allá de una simple cuestión estética, ya que el artista quería que el templo blanco fuera un emblema de la iluminación. Además, con los mosaicos haciendo efecto espejo pretendía transmitir la idea de que la sabiduría de Buda brilla en todo el universo. Pero la cosmología budista no es ni mucho menos la única protagonista en las estatuas y murales. Y ahí viene lo sorprendente: en los alrededores y en el interior del Templo Blanco nos podemos encontrar desde referencias a películas como Matrix, Harry Potter, Superman o Kung Fu Panda hasta alusiones a hechos históricos contemporáneos (la caída de las Torres Gemelas) y retratos de personajes como Bush, Michael Jackson o Bin Laden.

Templo Blanco de Chiang Rai (Tailandia)

Visitando el Templo Blanco

Desde Chiang Mai, que fue nuestra base en el norte de Tailandia, se ofrecen numerosas excursiones de un día en furgoneta al Templo Blanco de Chiang Rai y el Triángulo de Oro (a 186 km y 300 km respectivamente). Aunque tratábamos de eludir este tipo de tours express, que suelen ser bastante “turistada” e incluyen actividades que nos negamos a hacer (montar en elefante, visitar tribus de mujeres-jirafa, etc.), en esta ocasión decidimos que era la forma más eficaz de hacer un acercamiento a toda esta zona, para la cual sólo disponíamos de un día. La excursión tenía cuatro paradas, siendo ésta y la del Triángulo las más destacadas. También se paraba en un supuesto poblado local, donde era opcional visitar a las mujeres-jirafa, opción que rechazamos la mitad del grupo. Pero volvamos al Templo Blanco…

Templo Blanco de Chiang Rai (Tailandia)

Como dijimos, y como ya vais viendo en las fotos, el Templo Blanco es uno de los templos más impresionantes y extraños que hayamos visto. Es uno de esos lugares que, por mucho que se hayan visto en fotos, no decepciona. Uno se pasaría horas retratando el conjunto y todos sus detalles: cabezas de demonio colgando, manos que se alzan desde pozos infernales, grotescos rostros esculpidos en mármol, etc. Desde luego no deja indiferente esta ecléctica mezcla de detalles típicos de la cultura budista, con elementos tan “frikis” como las pinturas en las que aparece “Hello Kitty” o los gigantescos monstruos que custodian la entrada al templo.

Templo Blanco de Chiang Rai (Tailandia)

Aunque la colección de figuras extrañas y la presencia de elementos de la cultura popular puedan parecer gratuitos y confundir un poco, según el artista hay un claro simbolismo detrás de todo. Por ejemplo, para llegar al Templo Blanco, ubicado en el centro del conjunto, hay que atravesar un puente rodeado por manos que se alzan hacia ti desde los infiernos como alegoría de la tentación, la codicia, la vanidad y otros pecados. Una vez superada esta parte te plantas ante dos figuras que representan a la muerte y a la deidad Rahu, quienes juzgan si somos merecedores de llegar al templo en el que nos espera la iluminación de Buda. En los interiores no se pueden hacer fotos, así que lo que hay puertas adentro tendréis que verlo vosotros mismos.

Templo Blanco de Chiang Rai (Tailandia)

La visita no es mucho más que cruzar el puente, contemplar los murales del pequeño templo y salir por el otro lado, pero merece la pena dar una vuelta por los alrededores en busca de esos detalles extraordinarios que se esparcen por aquí y por allá. En general, nos parece una visita imprescindible en Tailandia. Uno de esos lugares que hay que tratar de incorporar en el plan de viaje aunque conlleve invertir una jornada. Y si vais hasta allí por libre, quizá os interese saber que relativamente cerca se encuentra la Casa Negra (a veces referida como Templo Negro en contraposición al Templo Blanco). No estaba incluido en nuestro tour, así que os enlazamos los fantásticos blogs de Mundo Nómada y Mis Viajes por Ahí, donde encontraréis más información y fotos sobre ambos lugares.

Información práctica para visitar el Templo Blanco

  • Ubicación: Pa O Don Chai, Provincia Chiang Rai (Google Maps)
  • Cómo llegar:
    • Numerosos tours desde Chiang Mai (a 3h por carretera) ofrecen excursiones de un día que suelen incluir el Triángulo de Oro y otras visitas o actividades. Suelen organizarse grupos de unas 8-10 personas en furgoneta y para contratarlos sólo hay que dar una vuelta por el centro de Chiang Mai (los ofrecen en cada esquina). El nuestro valió unos 25€/persona. Es una turistada y no es la forma más barata de hacer estas visitas, pero dependiendo de vuestro plan sí puede ser la opción más cómoda.
    • Lo ideal es disponer de tiempo para ir por libre hasta Chiang Rai (en el blog Nos Vamos os explican cómo llegar en bus) y desde allí optar por alguna de las numerosas alternativas para llegar al Templo Blanco (a unos 15 km del centro): alquilar un coche o moto (lo que permite visitar el Templo Blanco y el Templo Negro sin preocupaciones de horarios), pagar un “tuk-tuk” o tomar un bus (20 baht/trayecto) en la estación de autobuses vieja de Chiang Rai.
  • Horarios: abierto todos los días de 06:30h a 18:00h (aprox.).
  • Precios: entrada libre.
  • Más info: tourismthailand.org
  • Alojamiento en Chiang Rai:
    • Listado de alojamientos en Chiang Rai
    • Si dormís en Chiang Mai, nosotros os recomendamos la TR Residence, donde estuvimos como reyes durante varios días. Buen precio, trato familiar, habitaciones amplias y cómodas, y una piscina comunitaria que solía estar vacía. No es céntrica, pero se llega andando a la zona amurallada.

Fotos: exteriores del Templo Blanco de Chiang Rai, Tailandia. Autoría: Lupe/Los apuntes del viajero.

Post relacionado

Wat Si Sawai - Sukhothai - Tailandia

Sukhothai (Tailandia): qué ver y cómo llegar

El Parque Histórico de Sukhothai, situado unos 450km al norte de Bangkok y 300km al sur ...

4 comments

  1. Mítico templo blanco!

    A la mayoría de gente le suele gustar, aunque también he tenido clientes a quien les pareció ‘hortera’. En esto de los viajes ya se sabe, todo es muy subjetivo!

    Gracias por la mención Lupe!
    Pol.

  2. Yo pienso como Pol, nosotros estuvimos el verano pasado y también nos pareció un tanto hortera, pero no deja de ser escpectacular

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *