Home » España » Castilla-La Mancha » Qué ver en Toledo (España). 10 visitas imprescindibles
Que ver en Toledo - Visitas imprescindibles

Qué ver en Toledo (España). 10 visitas imprescindibles

Toledo es conocida como la “Ciudad de las Tres Culturas” por haber sido ejemplo de convivencia entre cristianos, musulmanes y judíos. La herencia de este mestizaje religioso, y de su papel como capital histórica, hoy puede verse reflejada en su impresionante casco antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad. En cuanto a la visita, no es una ciudad grande, pero hay mucho que ver en Toledo, por lo que recomendamos dedicarle más de un día y no limitarse a una rápida escapada desde Madrid (a 30′ en tren). En este post os sugerimos 10 lugares que visitar en Toledo, pero lo que de verdad es obligatorio allí es perderse por sus callejuelas y plazas.

1. Catedral de Santa María de Toledo. Entre el enjambre de callejuelas y casitas del casco antiguo se esconde la Catedral de Toledo (1226 – 1493), también llamada “Catedral Primada de España”. Sería difícil encontrarla si no fuera por su torre gótica de 92 metros. En el exterior no hay que perderse las puertas de la fachada norte, la sur y las tres de la fachada principal, al oeste. Para entrar hay que pasar por taquilla, pero merece mucho la pena. Se visitan las naves interiores, con varias capillas espectaculares, un precioso retablo, las vidrieras y la zona museística con la sacristía, el tesoro, la sala capitular, etc. Aconsejamos adquirir la entrada completa para visitar el claustro y subir a la torre, donde podréis disfrutar de buenas vistas de Toledo y ver la “Campana Gorda”. La visita se hace con audioguía, incluida en el ticket. [Ver horarios y precios]

2. Monasterio de San Juan de los Reyes. Completado en 1504, este monasterio fue construido a petición de los Reyes Católicos y es considerado el mejor ejemplo de estilo gótico isabelino. La fachada más vistosa es la norte, aunque nuevamente hay que pasar por caja para ver lo mejor, que en nuestra opinión es el claustro. En sus dos pisos combina elementos góticos y mudéjares, como el precioso artesonado de madera de la planta superior. También se visita la iglesia, donde destaca el “El retablo de la Santa Cruz”. [Ver precios y horarios]

3. Alcázar de Toledo. Además de la Catedral, hay otro edificio que sobresale en cualquier panorámica de Toledo: el Alcázar. Asentado en lo más alto de la ciudad, se cree que en su emplazamiento hubo diferentes tipos de fortalezas desde tiempos romanos. El actual edificio (una mole rectangular de apariencia tosca), data de mediados del s.XVI, cuando Carlos V ordenó la construcción de una nueva residencia real. Para visitar su interior hay que entrar al Museo del Ejército. Y aquí va un truco para obtener unas inmejorables vistas de Toledo (gratis): subid al bar de la Biblioteca de Castilla-La Mancha, ubicado en la fachada del lado opuesto.

4. Mezquita del Cristo de la Luz. Construida en el 999 como “Mezquita de Bab al Mardum”, fue convertida en iglesia cristiana a finales del s. XII. De ahí la mezcla de culturas en su nombre. Y no sólo en su nombre, ya que en las sucesivas remodelaciones se respetaron gran parte de los elementos arquitectónicos y decorativos de la construcción musulmana, por lo que no sorprende encontrar pinturas románicas junto a los típicos arcos de herradura mudéjares. Algunos dicen que es una réplica en miniatura de la mezquita de Córdoba, aunque quizá esto sea un poco exagerado. [Ver horarios y precios]. Consejo: echadle un ojo a la pulsera turística para ver Toledo, ya que incluye 7 monumentos muy interesantes (sin la Catedral).

5. Puerta de Bisagra. Toledo, encaramada en lo alto de una colina sobre el río Tajo, fue ciudad fortificada desde tiempos romanos. Más tarde, visigodos, musulmanes y católicos ampliaron y reconstruyeron unas murallas de las que aún podemos ver muchos vestigios, como la Puerta de Bisagra. Con sus dos torreones redondos, su gigantesco escudo de “Ciudad Imperial” y su patio con la escultura de Carlos V, es la puerta de la muralla más popular, pero no la única. En la web de turismo de Toledo podéis ver una breve descripción sobre el resto de puertas de la ciudad, entre las que destacan la de Alfonso VI y la del Sol.

6. Iglesia de los Jesuitas. El pequeño casco histórico de Toledo está repleto de iglesias y conventos. De entre todos los templos católicos destacaremos la Iglesia de San Ildefonso (o de los Jesuitas), construida en estilo barroco entre  1629 y 1765. Su fachada exterior es bastante espectacular y el interior tiene cierto encanto (sobre todo el ábside), pero lo mejor de la visita es subir a lo más alto de sus dos torres y recorrer el pasadizo que las une, desde el cual tendréis las mejores vistas de Toledo (con una excepción que comentaremos al final). [Ver horarios y precios]

7. Sinagoga del Tránsito. Como dijimos, en la Ciudad de las Tres Culturas habitaron también los judíos. Eso sí, de las 12 sinagogas que llegó a haber, hoy sólo quedan dos. Una de ellas es la Sinagoga Samuel ha-Leví o del Tránsito (1363), que alberga en su interior el Museo Sefardí, con varias salas que hablan de la historia y costumbres de los judíos. También se puede visitar la sinagoga Santa María la Blanca (1180), con un interior de estilo mudéjar que recuerda más bien a una mezquita.

8. Iglesia de Santo Tomé. Si vais a visitar Toledo sería imperdonable que os perdierais esta iglesia. No es que sea especialmente bella, pero a los pies de la nave central se encuentra uno de los mayores reclamos turísticos de la ciudad: “El entierro del conde de Orgaz“, obra maestra de El Greco. El óleo, de casi 5 metros de alto, impresiona por sus dimensiones, su colorido y su nivel de detalle en cada figura. [Ver horarios y precios]. Para seguir conociendo la obra de Doménikos Theotokópoulos podéis ir también al Museo del Greco.

9. Puente de Alcántara y Puente de San Martín. La tarjeta de presentación de Toledo no podría ser mejor. Si llegáis desde la estación de tren pronto os encontraréis con el precioso Puente de Alcántara, cuyos orígenes podrían remontarse a la fundación de Toletum. Ubicado al pie del Castillo San Servando, este puente de piedra sobre el Tajo es realmente fotogénico. Y en el extremo opuesto de la ciudad se halla el Puente de San Martín, de época medieval. No sabríamos decir cuál de los dos nos gustó más, la verdad.

10. Mirador del Valle. Si buscáis fotos de Toledo comprobaréis que las más espectaculares tienen algo en común: están hechas desde el Mirador del Valle, ubicado al sur de la ciudad, en la carretera de circunvalación. Y es que ver Toledo desde dentro es genial, pero la panorámica desde este punto es impagable. Para quedarse allí un día entero embobados. Si no tenéis un día entero, ni vehículo propio, podéis tomar el tren turístico (antes conocido como “zocotren” y ahora “Train Vision”) que parte desde la céntrica Plaza Zocodover.

Ver qué ver en Toledo en un mapa más grande

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *