Breaking News
Home » Europa » Croacia » Visita al Palacio Diocleciano (Split, Croacia)

Visita al Palacio Diocleciano (Split, Croacia)

Si vas a viajar a Croacia o planeas hacer una ruta por los Balcanes, a buen seguro te interesará visitar Split. ¿Y qué se puede ver o hacer allí? Split, en general, no es de las ciudades más bellas de la Costa Dálmata, pero merece la pena ir aunque sólo sea por una cosa: el fabuloso Palacio Diocleciano, monumento romano que hoy conforma el núcleo antiguo de la ciudad y que fue protegido por la UNESCO en 1979. Además, Split es un buen punto de partida para explorar otros lugares de Dalmacia, como la Isla de Brac, la pequeña Trogir, Sibenik o la riviera de Makarska.

Palacio Diocleciano - Visitar Split - Croacia

Breve historia de Split y el Palacio de Diocleciano

En tiempos de la Antigua Roma, Dalmacia era una provincia del Imperio cuya capital se encontraba en Salona (hoy Solin). En esta ciudad nació en el año 244 a.C. un tal Diocles, hijo de familia humilde que prosperó en el ejército hasta llegar a convertirse, ni más ni menos, en el Emperador Diocleciano. ¿Y qué tiene esto que ver con Split? Cuando Diocleciano llegó a la vejez, tomó la novedosa decisión de abdicar (fue el primer emperador en hacerlo) y se retiró a unos campos ubicados justo al sur de Salona, donde había mandado construir un enorme palacio para disfrutar de sus últimos años. Aquel fue el germen fundacional de Split.

Palacio Diocleciano - Visitar Split - Croacia

Por sus dimensiones, y por estar amurallado, el Palacio de Diocleciano sirvió como ciudad fortificada durante los siglos siguientes, llegando a albergar hasta 9.000 personas en su interior. La urbe, que fue creciendo en torno al palacio, se conoció como Spalato hasta la I Guerra Mundial, cuando fue rebautizada con su nombre croata. En tantos siglos de historia, Split fue pasando por muchas manos. Venecianos (sobre todo), húngaros, turcos, austriacos o yugoslavos dominaron la ciudad en diferentes épocas, hasta que finalmente Croacia declaró su independencia en 1991. Hoy en día Split es la capital del Dalmacia, la segunda ciudad más poblada del país (tras Zagreb) y alberga uno de los principales puertos del Mediterráneo.

¿Sabías que en el Palacio de Diocleciano se grabaron varias escenas de la serie “Juego de Tronos“? Sigue leyendo y te descubriremos un par de rincones que seguramente recuerdes.

Visitar el Palacio Diocleciano

Como dijimos, Split en su conjunto no es de las ciudades más bellas de Croacia: la urbe moderna es bastante sosa, incluso fea en algunas zonas, con edificios que recuerdan a su etapa comunista. Sin embargo, tiene una joya excepcional: el Palacio de Diocleciano, que ha sobrevivido en bastante buen estado desde tiempos romanos y que en nuestros días conforma el casco antiguo de la ciudad (recordemos que era enorme, no se trata de un simple edificio). Sólo por esto ya merece la pena invertir un día (o al menos una mañana) en visitar Split.

Palacio Diocleciano - Visitar Split - Croacia

Interior del Palacio de Diocleciano

Ubicado junto al mar Adriático, el Palacio Diocleciano tiene forma rectangular y mide 200 x 160 metros. Tres de sus laterales estaban fortificados y aún se mantienen en pie la mayor parte de las murallas, así como las tres entradas principales. El único lateral no amurallado es el que da al mar. Así pues, el recinto es fácilmente reconocible por sus límites y resulta muy cómodo moverse por su interior, donde el acceso a los vehículos está prohibido. Eso sí, en temporada alta (especialmente en época de cruceros) hay que esquivar turistas a cada paso. Es el precio a pagar por contemplar semejante belleza.

Palacio Diocleciano - Visitar Split - Croacia

El palacio no es un recinto cerrado, así que no tiene precios ni horarios. En su interior hay viviendas, tiendas, restaurantes y varias callejuelas por las que merece la pena perderse. De hecho, algunos de sus rincones más bellos permanecen relativamente ocultos y no es raro toparse con un patio, pasadizo o plazoleta en el que nadie parece haber reparado. Pero, además de callejear, hay varios lugares que no te debes perder. Por ejemplo, el Peristilo, un gran patio rodeado por columnas de mármol en el corazón del palacio, justo donde se cruzaban el Cardo y el Decumano, avenidas principales de las ciudades romanas.

Palacio Diocleciano - Visitar Split - Croacia

Frente a la imponente fachada del Peristilo, que daba acceso a los apartamentos imperiales, se suelen dar cita actores vestidos de romano y, según la época, pueden verse pequeñas representaciones teatrales. Si llegas desde el sur (desde el mar) harás tu entrada triunfal atravesando el Vestíbulo, con su enorme cúpula circular. Junto al Peristilo, no puedes perderte la Catedral de San Domnius, un complejo eclesiástico formado por el antiguo mausoleo de Diocleciano (un pequeño edificio de planta octogonal), la iglesia y un enorme campanario al que se puede acceder (previo pago) para obtener unas buenas vistas del casco antiguo de Split y del Mar Adriático.

Palacio Diocleciano - Visitar Split - Croacia Palacio Diocleciano - Visitar Split - Croacia

Para completar la visita a esta parte del palacio te recomendamos dar un paseo por las galerías subterráneas, usadas en la serie “Juego de Tronos” para ubicar diferentes espacios de Meereen, como la mazmorra en la que Daenerys encierra a sus dragones. Atravesando la Puerta Aenea, se accede a los túneles que en tiempos del Emperador sirvieron como almacenes. En la actualidad, allí se apilan un buen número de tiendecitas donde puedes comprar souvenirs o artesanía local. Además, hay dos zonas de pago con exhibiciones de vestigios romanos, antiguas salas del palacio, maquetas, etc.

Palacio Diocleciano - Visitar Split - Croacia

Una vez explorado el conjunto central, puedes moverte hacia el Oeste para admirar el pequeño Templo de Júpiter, convertido en baptisterio. Y si quieres alargar la visita al interior del palacio, hay un par de museos a los que puedes entrar: el Muzej Grada (museo de historia de la ciudad) y el Etnografski Muzej (museo etnográfico). Pero, recuerda, reserva algo de tiempo para perderte un rato entre los callejones del palacio. Y otro apunte para fans de “Juego de Tronos”: Papalićeva es una de las calles donde se rodaron escenas de la serie, como la famosa revuelta de los esclavos, por ejemplo.

Puertas del Palacio y extramuros

Como dijimos, aún se conservan las principales puertas de entrada al palacio. La más impresionante es la del norte, la Puerta de Oro. En tiempos del Emperador, solo él y su familia podían usarla, especialmente para viajar a la cercana Salona. Los nichos -hoy vacíos- mostraban esculturas de cada uno de los famosos Tetrarcas, una forma de gobierno instaurada por Diocleciano. A espaldas de la puerta, puedes ver la enorme estatua del obispo Gregorio de Nin, realizada por el famoso escultor Ivan Meštrović antes de la II Guerra Mundial. La tradición dice que hay frotarle un dedo del pie para tener buena suerte.

Palacio Diocleciano - Visitar Split - CroaciaPalacio Diocleciano - Visitar Split - Croacia

Al Este, parapetada tras decenas de puestos callejeros, se encuentra la Puerta de Plata. Allí pueden verse los arcos de la muralla original, así como restos de las torres de defensa. Cruzándola se accede al Decumano, que aún conserva buena parte del pavimento original. Por último, al Oeste, al otro lado del Decumano, se ubica la Puerta de Hierro, enclavada entre viviendas y adosada a una pequeña iglesia (s. XI) cuyo campanario sobresale por encima de los edificios contiguos. Su reloj es todo un símbolo de la ciudad, ya que curiosamente marca el tiempo en formato “24 horas” en vez de tener los 12 digítos habituales.

Palacio Diocleciano - Visitar Split - Croacia

Desde la Puerta de Hierro, dando la espalda al palacio, se accede a la Plaza del Pueblo, una de las más importantes de la ciudad. En tiempos medievales fue el centro neurálgico de Split. Entre los edificios destaca el antiguo Ayuntamiento, la vieja librería “Morpurgo” (conservada como en 1861), el Café Central (histórico lugar de encuentro de intelectuales y artistas) y los palacetes de varias familias nobles. Pero quizá la plaza más bella es la Plaza de las Frutas, que se encuentra un poco más al sur, en dirección al mar. Sobresalen la torre veneciana octogonal del s.XV, perteneciente a la antigua muralla, un palacio del siglo XVII con fachada barroca y, en el centro de la plaza, la estatua del célebre escritor Marko Marulić, también obra de Ivan Meštrović.

Palacio Diocleciano - Visitar Split - Croacia

Información práctica para visitar el Palacio Diocleciano

  • Ubicación: Split, Croacia (ver mapa detallado al pie)
  • Precios:
    • La entrada general al palacio es libre y gratuita
    • Conjunto Catedral: varios tickets disponibles según lo que se quiera visitar. Entrada completa (torre, catedral, baptisterio/Templo de Júpiter, tesoro y cripta): 45 kunas / 6 €
    • Galería subterránea: acceso libre y gratuito. Las zonas de pago cuestan 40 kunas (conjunto).
  • Horarios:
    • El acceso al complejo del palacio, en general, es libre las 24h.
    • Conjunto catedral: 8 a 19h (lunes a sábado), 12:30 a 18:30h (domingos). El horario de invierno puede variar notablemente.
    • Galería subterránea: de 8:30 a 21h (17h en invierno). Recorrido: 40 minutos aprox.
  • Webs oficiales: Visit Split | Turismo Croacia
  • Dónde dormir:
    • Nosotros dedicamos una mañana a visitar Split y nuestra ruta continuó hacia el sur, así que en esta ocasión no te podemos recomendar un alojamiento en concreto. No obstante, aquí te dejamos un listado con los hoteles de la zona para que eches un vistazo.

Fotos:(1 y 5) Peristilo (2, 3 y 4) Calles de Split (6) Vestíbulo (7) Catedral de Split (8) Galerías subterráneas (10) Estatua de Gregorio de Nin (12) Plaza del Pueblo. Autoría: Lupe/Los apuntes del viajero || (9) Puerta de Oro, por anshar. Vía Shutterstock. (11) Puerta de Hierro, por photosmatic. Vía Shutterstock

Post relacionado

Iglesia de San Marcos - Que ver en Zagreb

Qué ver en… Zagreb (Croacia). 10 visitas imprescindibles

De las ciudades que vimos durante nuestro viaje por los Balcanes, una de las que ...

3 comments

  1. Siempre he pensado que el mediterráneo alberga unos lugares de los más bellos de Europa, al mismo tiempo que una cultura con algunos lazos en común. Grecia, España, Italia, Malta, Croacia….es como pasearse por casa, y se está la mar de a gusto…quizá tenga que ver algo la gastronomía :P

  2. Viajar por estas ciudades no puede ser a las “carreras” pues hay demasiada historia y muchos paisajes para disfrutar.
    Para llegar a Split o Dubrovnik d podría hacer a través de los ferrad entre Italia y Croacia, se ahorraría mucho tiempo para disffutsr rn estos bellos rincones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *