Qué ver en Corinto (Grecia)

En el transcurso de nuestra ruta por la Grecia continental tuvimos ocasión de visitar el conjunto de ruinas de Corinto, divididas entre el parque arqueológico de la antigua Corinto y la fortaleza de Acrocorinto. Estos dos yacimientos se encuentran a poco más de 1 hora en coche de Atenas y, a nuestro juicio, son de visita obligada para quienes quieran explorar los orígenes de la cultura griega. En este artículo repasamos brevemente la historia de Corinto y os ofrecemos toda la información necesaria para preparar vuestro viaje.

Ruinas de Corinto

Consulta todos nuestros posts sobre Grecia

Breve historia de Corinto

La zona donde se ubican las ruinas de Corinto estuvo habitada desde el Neolítico. La primera mención escrita se realiza en la Ilíada, donde los corintios son citados por su participación en la guerra de Troya. Por su ubicación estratégica y sus tierras fértiles, Corinto vivió una gran expansión en la Época arcaica, llegando a su apogeo en los siglos VII-VI a. C. bajo el mando de Cípselo y su hijo Periandro , primeros tiranos de Corinto. En estos tiempos, los corintios ya usaban la moneda, celebraban los Juegos Ístmicos (Juegos Panhelénicos a la altura de los Olímpicos) y habían fundado numerosas colonias en el Mediterráneo, demostrando su poderío comercial y naval.

Qué ver en Corinto

Suscríbete gratis a nuestro boletín.
¡Únete a más de 4.000 viajeros!

A partir del siglo VI a. C., el auge de Atenas y Esparta, sumado a diferentes fracasos en campañas militares, que se culminan con la derrota en la guerra de Corinto (395-386 a. C.), relegaron a los corintios a un segundo plano. Pero el golpe de gracia llegaría en el año 146 a. C., cuando la Liga Aquea fue derrotada por los romanos, que arrasaron por completo la ciudad. Cien años más tarde, Julio César ordenó su reconstrucción y Corinto vivió un nuevo periodo de prosperidad, convirtiéndose en capital de la provincia romana de Achaea. En siglos posteriores, Corinto fue tomada por francos (1205), otomanos (1453), venecianos, etc. Finalmente, un gran terremoto en 1858 la destruyó por completo y la nueva Corinto se levantó varios kilómetros al norte.

Qué ver en Corinto

Por cuestiones prácticas, vamos a dividir la visita a Corinto en tres partes. Por un lado estarían las ruinas de la antigua Corinto, por otro lado el museo arqueológico (ambos están en el mismo recinto y se accede con la misma entrada) y, por último, la Acrocorinto, ubicada a unos 4 km de las ruinas, en lo alto de una pequeña colina (entrada libre, pero con horario). Además, haremos una breve mención al famoso canal de Corinto, que se encuentra a 13 km del yacimiento.

Ruinas de la antigua Corinto

Aunque las murallas de la antigua Corinto encerraban en su época de mayor esplendor un área de unos 4,5 km² (incluyendo la Acrocorinto), el yacimiento arqueológico apenas tiene una superficie de 0,05 km². Esta zona, no obstante, se corresponde con el corazón de la ciudad griega y el ágora romana, de modo que alberga los restos de algunos de los edificios más importantes de aquellos tiempos. A simple vista, y ya desde lejos, destaca el templo de Apolo, la joya de la corona.

Templo de Apolo en Corinto

El templo de Apolo en Corinto es uno de los templos más antiguos que aún permanecen en pie de todos cuantos se construyeron en la Grecia arcaica. Erigido hacia el 560 a. C. en estilo dórico, este enorme templo de 21 m x 53 m tuvo originalmente 38 columnas, cada una de ellas de 7 m de alto. En aquellos tiempos, estas excepcionales medidas lo convirtieron en el templo más grande de todo el Peloponeso. Los terremotos y algunas desafortunadas remodelaciones estuvieron cerca de acabar con el edificio original, pero 7 columnas se han mantenido en pie hasta nuestros días.

Columnas del templo de Apolo en Corinto

Además del templo de Apolo, en el recinto arqueológico se pueden ver los restos de otros 30 edificios o lugares de interés, muchos de ellos construidos (o reconstruidos) en tiempos de la Corinto romana. Cerca de la entrada, uno de los primeros sitios que llama la atención es la fuente de Glauce, donde la mitología sitúa la trágica muerte de la hija de Creonte, rey de Corinto, tras ser envenenada por Medea. La fuente original podría pertenecer al siglo VI a. C., aunque fue restaurada por completo en el 146 a. C., ya en periodo imperial.

Fuente de Glauce en Corinto

Otro de los edificios notables del yacimiento es el templo E, conocido también como templo de Octavia. Este templo fue construido en tiempos romanos (siglo I d. C.), siguiendo inicialmente el orden dórico y adaptándose más tarde, tras una importante remodelación, al estilo corintio. Con sus 44 x 23,5 m, compitió en majestuosidad con el templo de Apolo. Aunque el viajero Pausanias (siglo II d. C.) escribió que el templo estaba dedicado a Octavia, hermana del emperador Augusto, estudios modernos ponen en duda esta afirmación.

Templo de Octavia en Corinto

Entre los lugares más destacados del parque se encuentra la Fuente de Pirene. Hay varios mitos relacionados con su origen, aunque el más extendido es que fue creada por la ninfa Pirene, quien derramó allí un manantial de lágrimas tras la muerte de su hijo a manos de Artemisa. Más allá del mito, la fuente sobresale por su riqueza constructiva. Aunque probablemente no era más que un modesto manantial en el siglo VI a. C., las numerosas ampliaciones romanas, dotándola de fachada con columnas dóricas, patio, mármoles decorativos, etc., la convirtieron en una de las fuentes más icónicas de la región.

Fuente de Pirene en Corinto

Además de las ruinas mencionadas, que son quizá las más llamativas, también se pueden visitar los restos de la bema de San Pablo (púlpito en el que se juzgó al apóstol, finalmente absuelto), del odeón (visible desde el aparcamiento, al otro lado del yacimiento), del teatro, de dos basílicas, varias tiendas, un mercado, unos baños, etc.

Museo arqueológico de Corinto

La entrada al parque de la antigua Corinto incluye la visita al museo arqueológico, ubicado dentro del mismo recinto, muy cerca del acceso principal. Este pequeño museo se estructura en torno a dos atrios, aunque solo uno de ellos se utiliza para exhibiciones. En este patio se pueden ver numerosas esculturas de las épocas griega y romana, así como relieves, inscripciones latinas, etc.

Museo arqueológico de Corinto

Las cuatro salas del interior están divididas por temas. En la sala “Corintia en tiempos prehistóricos” se muestran vasos y figurillas hallados en asentamientos cercanos. En la sala “Corinto, una poderosa ciudad-Estado“, la más grande, hay decenas de objetos de la época griega arcaica que nos hablan sobre su actividad comercial y artística, cultos, prácticas funerarias, vida doméstica, etc. Las dos obras más importantes del museo son los kuros gemelos de Klenia, dos estatuas confiscadas en 2010 a traficantes de arte. Estas esculturas no podían ser fotografiadas cuando visitamos el museo, pero podéis verlas aquí y leer un poco sobre su historia.

Interior Museo arqueológico de Corinto

La sala “Asclepio, el santuario curativo” recoge algunos de los hallazgos realizados en el cercano santuario de Asclepio (hasta donde sabemos no es visitable), que incluyen ofrendas de arcilla con formas del cuerpo humano del siglo III a. C. y algunas estelas bizantinas del s. V d. C. encontradas en un cementerio paleocristiano cercano. Por último, la sala “Corinto, una colonia romana” alberga mosaicos y esculturas romanas, así como algunos objetos de las épocas franca y bizantina.

Acrocorinto

Como dijimos, la Acrocorinto se ubica a unos 4 km del yacimiento, en lo alto de una colina, así que conviene disponer de vehículo para llegar hasta ella. El acceso a la Acrocorinto es libre, pero los horarios son bastante restringidos; si queréis visitar ambos sitios en la misma mañana tendréis que estar atentos al reloj. ¿Y qué es la Acrocorinto exactamente? Pues como su nombre apunta, la Acrocorinto era la acrópolis de Corinto. Pero no esperéis una acrópolis como la de Atenas. Lo poco que se ha sobrevivido al paso del tiempo han sido las murallas, construidas en diferentes épocas.

Acrocorinto

La primera fortificación de la Acrocorinto data de finales del siglo VII a. C., en tiempo de los primeros tiranos de Corinto. Tras la destrucción de Corinto, la muralla fue reconstruida y ampliada por Julio César y de nuevo en la época del emperador Justiniano. Más tarde serían los bizantinos, los francos o los venecianos, entre otros, quienes la ampliarían. De hecho, la historia de la Acrocorinto es un cambio de manos constante. Esto se refleja hoy en día en la mezcla de estilos visible tanto en sus tres puertas, como en las murallas, baluartes, torres, almenas, escaleras y en los escasos restos de edificios.

Fortaleza de Acrocorinto

El recinto de la Acrocorinto es enorme, pero más allá de la tercera puerta no hay mucho que ver, a parte de los restos defensivos de diferentes épocas y los vestigios de un templo griego o de una iglesia cristiana. Además, hay unas cuantas subidas durante el recorrido, así que nuestra sugerencia, si vais justos de tiempo, es que atraveséis las tres primeras puertas y disfrutéis de las vistas.

Canal de Corinto

A 15 km del yacimiento, en dirección a Atenas, el famoso Canal de Corinto separa la península del Peloponeso de la Grecia central. Esta vía de transporte marítimo, que une el golfo de Corinto con el mar Egeo, mide 6,3 km de largo y fue construida en 1893 siguiendo el diseño del ingeniero húngaro István Türr. El canal de Corinto ahorra a los barcos un rodeo de 700 km, pero solo los más “pequeños” pueden usarlo, ya que el ancho es de solo 21 m. Si queréis tener una buena perspectiva del canal, antes o después de visitar Corinto, podéis parar cerca de la autopista, en el Corinth Canal Old Bridge. Os hemos marcado la ubicación exacta en el mapa que encontraréis más abajo.

Canal de Corinto

Duración de las visitas: reservad al menos 1,5 horas para el yacimiento de Corinto (ruinas + museo) y 45 min para la Acrocorinto, sin contar desplazamientos. El canal de Corinto puede verse en 10 minutos haciendo parada en la carretera que va paralela a la autopista de Atenas, pero requiere un pequeño desvío.

Información práctica para visitar Corinto

Ubicación

  • Sitio arqueológico y museo: Argous 105, Archea Korinthos 200 07, Grecia
  • Acrocorinto: 37°53’27.8″N 22°52’14.5″E
  • Ver mapa al pie con localizaciones exactas

Cómo llegar a Corinto

  • Coche. Desde Atenas hay que tomar la autopista A8 (peajes), al oeste de la ciudad, en dirección a Corinto/Trípoli, etc. A unos 80 km de Atenas (1 hora), después de cruzar el canal de Corinto, encontraréis la salida Korinthos/Argos/E65. Desde este punto solo tendréis que seguir las indicaciones de Ancient Korinthos, sin hacer caso de las señales de Korinthos (la ciudad moderna está alejada de las ruinas). Hay un aparcamiento gratuito junto a las ruinas. Si necesitáis alquilar coche nosotros os recomendamos que reservéis en RentalCars, un comparador que suele ofrecer las mejores tarifas.
  • Tren. Es posible llegar a las ruinas de Corinto en tren si lo combináis con un taxi. Desde Atenas parten trenes cada hora (unos 18 al día) hasta la estación Korinthos N (1 hora). Desde la estación hay unos 6 km en coche hasta las ruinas (unos 10 min), por lo que un taxi sería la mejor manera de llegar (en Grecia son bastante económicos). Info sobre trenes: trainose.gr. Para ir desde allí hasta la Acrocorinto necesitaréis reservar un taxi por más tiempo, ya que la fortaleza se encuentra en un lugar aislado y os tendrá que esperar.
  • Bus. Aunque no es una opción muy sencilla, ni muy rápida, probablemente sea la más barata. Los buses de la empresa KTEL parten desde la estación KTEL Kifissos de Atenas (a las afueras) y, hasta donde sabemos, llegan directos a la moderna Corinto, desde donde habría que tomar otro bus (o un taxi) para poder visitar las ruinas.
  • Tours. Hasta donde sabemos, no hay tours guiados en español a Corinto partiendo desde Atenas. En este tour guiado en castellano se visita el canal, pero no las ruinas. Si domináis el inglés, este otro tour guiado puede ser una alternativa.

Horarios de Corinto*

Sitio arqueológico y museo

  • Del 1 de noviembre al 31 de marzo: 08 – 15 h
  • Abril: 08 – 19 h
  • De mayo a agosto: 08 – 20 h
  • A partir de septiembre: cierre a las 19:30 la primera quincena y reducción de media hora cada quincena hasta noviembre.
  • Días de cierre: 1 de enero, 25 de marzo, 1 de mayo, Domingo de Pascua, 25 y 26 de diciembre.

Acrocorinto

  • Abierto de 08:00 a 15:00
  • Días de cierre: 1 de enero, 25 de marzo, 1 de mayo, Domingo de Pascua, 25 y 26 de diciembre.

Precios de Corinto*

Sitio arqueológico y museo

  • Tarifa completa: 8€
  • Tarifa reducida: 4€
  • Gratis: menores de 18 y condiciones especiales habituales
  • Días de entrada grauita: 6 de marzo, 18 de abril, 18 de mayo, el último fin de semana de septiembre, 28 de octubre y el primer domingo de mes en temporada baja.

Acrocorinto

  • Entrada gratuita

* Precios y horarios de 2021

Webs oficiales

Dormir cerca de Corinto

  • Dado que nosotros hicimos las visitas de paso hacia el norte, no tenemos una recomendación de primera mano en la zona. No obstante, si queréis hacer noche cerca de las ruinas de Corinto, lo más lógico sería alojarse en la ciudad moderna de Corinto, cuyo centro se encuentra a unos 15 minutos en coche. Aquí podéis ver un listado de hoteles en Corinto.
  • Uno de los alojamientos más populares en las inmediaciones de las ruinas es Pegasus Rooms, ubicado a 3 minutos andando. Si buscáis algo más chulo, con piscina y esas cosas, os podéis alojar en los Petra Luxury Apartments, a 4 minutos en coche de la entrada.
  • Una opción de alojamiento interesante es Airbnb. Podéis dormir en casas de particulares o alquilar apartamentos privados a buen precio.

Actividades y tours relacionados

Seguro para viajar a Grecia

  • Si queréis contratar un seguro de viaje para vuestra ruta por Grecia, nosotros os recomendamos que uséis Mondo. Es un comparador español que suele ofrecer los mejores precios y su atención al cliente es de diez. Además, si reserváis con nuestro enlace tendréis un 5% de descuento.

Mapa de Corinto

Ampliar mapa de Corinto
Alquiler de coche en Atenas

Fotos: (1 y 2) Vista general de las ruinas de Corinto (3 y 4) Templo de Apolo (5) Fuente de Glauce (6) Templo E o de Octavia (7) Fuente de Pirene (8 y 9) Museo arqueológico (10 y 11) Murallas y puertas de la Acrocorinto (12) Canal de Corinto. Autoría: Lupe/Los apuntes del viajero.

* Afiliados: este post contiene enlaces de afiliado. ¡Gracias por colaborar! -> [+ info]
** Código viajero: viajamos de forma independiente (sin patrocinadores, sin aceptar regalos, sin viajes pagados, sin participar en blogtrips o viajes de prensa).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.