Home » Europa » Estonia » Qué ver en Tallin (Estonia). 10 visitas imprescindibles
Que ver en Tallin - Estonia

Qué ver en Tallin (Estonia). 10 visitas imprescindibles

En el final de nuestra ruta por los Países Bálticos tuvimos oportunidad de visitar Tallin en dos días. En nuestra opinión, la capital de Estonia es una de las ciudades más bonitas de Europa. El centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1997, es una absoluta delicia. Sus murallas, torres, casas antiguas y callejuelas parecen un decorado medieval. Incluso sus restaurantes y comercios se han esmerado en conseguir ese look tan típico del Medievo. En este práctico post trataremos de resumiros los lugares de visita imprescindible en Tallin.

1. Plaza del Ayuntamiento

La Raekoja plats (Plaza del Ayuntamiento) se ubica en el corazón de la ciudad medieval de Tallin y suele ser un lugar con mucha vida. Acoge de forma regular un mercado de artesanías, souvenirs y productos locales, y con frecuencia se realizan conciertos o grandes eventos. El principal atractivo turístico de la plaza, sin duda, es el imponente Ayuntamiento, construido en estilo gótico en 1404. Es reconocible fácilmente por su torre de 64m, similar a un minarete árabe. En la cima se encuentra el Vana Toomas (soldado Tomás), colocado en 1530 y símbolo de la ciudad desde entonces (aunque el actual es una copia). El interior del Ayuntamiento está abierto a turistas desde finales de junio hasta finales de agosto. Se visitan grandes salones de reuniones con techos abovedados, el ático y varios «tesoros» de la ciudad. Desde las ventanas se tienen buenas vistas de la plaza (aunque no se sube a la torre). Otro lugar destacado en la plaza es la Raeapteek, la farmacia del Ayuntamiento. Se trata de una de las farmacias más antiguas del mundo. Su fecha de inauguración suele situarse en torno a 1422.

  Uno de los lugares de Tallin que recordamos con más cariño es el III Draakon, una pequeña taberna situada en los portales del Ayuntamiento donde sirven comida al estilo medieval: sin luz eléctrica, con puchero y cuchara de madera.

2. Murallas de Tallin

Si por algo es conocida la ciudad de Tallin es por sus bellísimas murallas. Aunque parcialmente reconstruidas, hoy en día se conservan 20 torres, dos puertas y cerca de 2km de muralla. La fortificación original de madera databa de finales del s.XIII, pero ya en el s.XIV se empezó a construir la actual muralla de piedra. Además de pasear a vuestro aire por el perímetro exterior o interior, hay varios puntos de interés que os queremos recomendar.

El tramo de muralla que se puede recorrer a pie (indicado con el nombre genérico de Tallinna Linnamüür) es el que une las torres de Nunna, Sauna y Kuldjala. Nosotros no pudimos ir por los horarios, pero nos quitamos la espina paseando por la terraza del café Dannebrog, ubicada en la propia muralla. Este café se encuentra en los Jardines del Rey Danés, un lugar ideal para disfrutar de la fortificación. Tampoco hay que perderse las dos puertas que aún quedan en pie. La más espectacular es la Puerta Viru, de la que aún conservan dos de las torres que la formaban. Al final de la calle Pikk, una de las más bonitas de Tallin, se halla la Gran Puerta Costera, anexa a la torre Paks Margareeta.

3. Kiek in de Kök y Bastion Tunnels

Aunque forma parte de las murallas, la torre Kiek in de Kök merece mención aparte. Esta torre de artillería de 38m, construida hacia 1470, alberga en su interior tres espacios que se pueden combinar o visitar por separado. Por un lado se encuentra la exhibición permanente, repartida por 6 plantas y centrada en el origen de la ciudad, la historia de su fortificación y diferentes campañas militares. Desde la última planta se obtienen buenas vistas de la ciudad. Por otro lado se encuentran los Túneles del Bastión. Solo se puede entrar con las visitas guiadas previa reserva (no disponibles en castellano), pero merece la pena si tenéis curiosidad por explorar el sistema de túneles defensivos de la ciudad, construidos a partir de 1670. Por último, en el Museo de Piedra Tallada podéis admirar hasta 600 piezas talladas en piedra de época medieval.

4. Iglesia de San Olaf

Una de las iglesias que tenéis que visitar en Tallin es la Iglesia de San Olaf (Oleviste kirik) construida entre los siglos XII y XIII. No es que tenga un interior especialmente bello, pero la agotadora subida al campanario (que alcanza 124m en su punto más alto) tiene como recompensa unas vistas fabulosas sobre la ciudad.

Paseando por el casco antiguo encontraréis otras muchas iglesias interesantes, como la Iglesia de San Nicolás (Niguliste kirik), construida en el s.XIII y convertida hoy en día en museo de arte medieval; la Iglesia del Espíritu Santo (Püha Vaimu kirik), también del s.XIII, con un reloj  del s.XVII en su exterior y un bonito altar mayor; o la tosca Catedral católica de San Pedro y San Pablo (Püha Peetruse ja Pauluse katedraal) de 1841, ubicada junto a las ruinas de un antiguo monasterio dominicano.

5. Colina Toompea

La Colina de Toompea se extiende como un apéndice del casco antiguo en la parte suroeste del mismo. Desde esta colina, las numerosas potencias extranjeras que han ocupado Estonia a lo largo de las centurias (suecos, alemanes, daneses, rusos, etc.) ejercieron su poder. Se dice que quien conseguía izar su bandera en la torre Pikk Hermann del Castillo de Toompea, automáticamente gobernaba en el país. Actualmente el castillo es la sede del Parlamento estonio y no es de extrañar que la bandera que lucen allí (la suya) hoy sea un símbolo nacional. El edificio original es de 1229, aunque muy remodelado. Desde el interior de la colina se puede ver la fachada barroca y desde el exterior tiene un aire más medieval.

En la Colina de Toompea sobresalen otros dos edificios: la llamativa Catedral de Alejandro Nevski de Tallin (1900), sede la iglesia ortodoxa; y la Catedral de Santa María, fundada hacia 1233 y base de la iglesia luterana evangélica estonia. Además de visitar su bello interior, se puede subir hasta su campanario barroco de 69m.

  Una buena idea para conocer las principales atracciones de Tallin ahorrando tiempo y dinero es comprar una Tallin Card, disponible online o en numerosos puntos de la ciudad.

6. Mirador Patkuli

Tallin, como ya estamos viendo, es una ciudad para ser disfrutada desde diferentes ángulos. Quizá el mejor mirador (grauito) de la ciudad es el de Patkuli, ubicado en la parte norte de Toompea. Las vistas son, sencillamente, sublimes, con la iglesia de San Olaf en primer plano, las torres y el mar de fondo. Un poco más al sur se encuentra el mirador de Kohtuotsa, otro lugar desde el que se puede ver Tallin en todo su esplendor. En ambos miradores es frecuente la presencia de gaviotas que posan para la foto sin ningún rubor. Si queréis disfrutar de más altura (de mucha más altura) podéis ir hasta la Torre de la Televisión de Tallin. Queda algo alejada del centro, pero las vistas deben ser increíbles. Nosotros no tuvimos tiempo.

7. Katariina käik

El centro histórico de Tallin está lleno de rincones y callejuelas preciosos, pero quizá el lugar más pintoresco y donde más se respira el ambiente medieval de la ciudad es el Pasaje de Santa Catalina (Katariina käik), una calle que transcurre por los restos de la antigua iglesia homónima. Además de ser un sitio muy fotogénico, se pueden ver varios talleres donde se trabaja de forma artesanal el vidrio, la cerámica, diferentes tipos de telas, etc.

8. Palacio y Parque Kadriorg

Si disponéis de al menos dos días para visitar Tallin os sugerimos que os acerquéis hasta el Palacio Kadriorg (25 min. en bus desde el centro). Este colorido palacio barroco, construido por orden del zar ruso Pedro el Grande en 1718, alberga hoy en día un museo de arte. Aunque no os interese visitar la colección, merece la pena acercarse hasta allí para disfrutar de los preciosos jardines del palacio y todo el entorno del Parque Kadriorg, lleno de fuentes, pequeños lagos, árboles y varios edificios de época, así como el anfiteatro al aire libre Lauluväljak. Si queréis completar la visita por la zona os podéis acercar hasta el moderno museo de arte Kumu, galardonado en 2008 con el premio «Museo europeo del año». Por la zona también pudimos ver varias casas de madera en estilo tradicional estonio.

9. Tallinn City Museum

El Museo de la Ciudad (Tallinna Linnamuuseum) se reparte por varios puntos de la ciudad (como la mencionada torre Kiek in de Kök), pero su sede, con la exposición permanente más grande, se encuentra en la calle Vene 17. Es un lugar muy aconsejable si queréis profundizar en la historia de Tallin y de Estonia. Nosotros tuvimos la suerte de conocer a un empleado que rondaría los 80 años que nos hizo una improvisada visita guiada por la historia de su país con mucho sentido del humor. Un museo del que no tuvimos constancia (porque su apertura era reciente) es el Lennusadam Seaplane Harbour, ubicado en un hangar de hidroaviones frente al mar. Echadle un vistazo, porque la exposición incluye un submarino, un hidroavión, el barco más antiguo de Estonia… ¡la pinta es excelente!

10. Plaza de la Libertad

La Plaza de Libertad, dominada por la insulsa Iglesia de San Juan (1872), probablemente no es uno de los principales lugares que ver en Tallin, pero resulta interesante observar una pincelada de esa otra Tallin más allá de la muralla y del centro medieval. Esta plaza, renovada completamente en 2009, es un importante símbolo patrio donde se realizan desfiles militares y diferentes actos civiles. En uno de sus laterales destaca la Columna de la Victoria que homenajea a los caídos en la Guerra de la Independencia de Estonia (1918-20).

Excursiones desde Tallin

Si queréis explorar los alrededores de la capital, una de las mejores excursiones desde Tallin es la del Parque Nacional de Lahemaa. Se encuentra a una hora en coche en dirección Este (si no disponéis de coche os podéis apuntar al tour guiado en inglés a Lahemaa que ofrecen en Civitatis). Se pueden realizar muchas actividades y visitar diferentes puntos de interés. Nosotros optamos por explorar el sendero Viru Raba (Turbera de Viru), de 3,5km de longitud y muy fácil de completar a través de sus pasarelas de madera. En el regreso a Tallin os sugerimos hacer una parada en la Cascada de Jägala. Una excursión que os llevaría más de un día es la de la Isla de Saaremaa, de la que ya hablamos en este blog. Una última idea de escapada podría ser la de Helsinki (2h en barco). No fue una ciudad que nos enamorara, pero no deja de tener su interés. Podéis ver horarios y comprar tickets en Directferries.

¿Necesitáis un coche de alquiler para recorrer los Países Bálticos? Nosotros siempre usamos este buscador. Compara precios entre diferentes empresas y suele ofrecer las mejores tarifas. Nuestro proveedor fue Thrifty, con buenos precios y posibilidad de alquilar en Vilna y devolver en Tallin.

Mapa de los lugares que ver en Tallin

Ampliar mapa “Qué ver en Tallin” (Estonia)

Foto portada: Vistas de Tallin desde el mirador de Patkuli . Autoría: Lupe/Los apuntes del viajero.

* Nota: este post contiene enlaces de afiliado. ¡Gracias por colaborar! -> [+ info]

8 comments

  1. Daniel y Maite

    Tallin es la joya del Báltico. Vale la pena ver su zona marítima, tanto la portuaria( con unos restaurantes que sacian al más exigente) como el recretativo; por cierto, quien se acerque a la orilla- sobre todo si llega desde el Mediterráneo- debia probar el sabor del agua de mar: su contenido en sal es mínimo.
    En Pikk se come muy bien, y si te meter en alguna de las calles que hay a su derecha, conforme bajas hacia las torres de la puerta, además comes barato.
    Helsinki es una oferta constante para ir a pasar unas horas; en realidad Finlandia se merece un viaje aparte, si bien es un país caro de verdad. En unas pocas horas no puedes ver muchjo, es una excursión cara y pronto acabas cansado y te sientas donde puedes (mejor si puede ser en el frondoso parque de Sibelius y llevas un mp3 con el Vals ttriste..)

  2. Al paso del tiempo más me alegro de haber tomado la decisión de conocer los países Bálticos para luego seguir a Finlandia y de allí a Rusia, hace ya unos cinco años y cuando todavía no había mucho turismo.
    Que lugares espectaculares, y que buena gente sobre todo.
    Cuando nos preguntaban de donde eramos y al contestar ¡ de Argentina! no entendían que hacíamos tan lejos de nuestra tierra( más de 14000 Km.).
    Pero leyendo vuestro comentario y apuntando que no habían podido llegar hasta la Torre de Televisión a quienes tengan pensado viajar a Tallin, considero que es un paseo que no deben perderse.
    Pueden llegar en Bus desde el centro, hay una parada frente a la Torre y al volver la parada esta en la vereda del frente.
    El panorama desde el observatorio de la torre es magnifico, y si se sale al mirador al aire libre prepararse para el castigo del viento.
    Al regresar al centro, en el bus, se pueden bajar para conocer la ruinas del Convento de Santa Brigida ( o de Pirita como se lo conoce mas comúnmente) una construcción de principios de 1400, con muy bien cuidados jardines.
    De allí, si les gusta caminar, pueden pasear por la Promenade de Pirita rumbo al Centro y cuando se cansen pueden abordar el bus ( que sigue por el camino paralelo a la Promenade). Es probable que puedan observar muy cerca el impactante paso del Transbordador rumbo a Hersinki.

    Queria aportar mi gran recuerdo sobre una inolvidable ciudad del Baltico. Gracias por permitírmelo.
    Saludos.-

  3. Hola a todos!
    Para aquellos que vuelvan del ferry de Helsinki o estén pensando en embarcar les recomiendo Kochi Aidad. Es una cervecería restaurante a la salida del barco donde puedes comer y beber.
    Es de una estructura de piedra y madera y un decorado de lo más rústico.
    Tienen un plato del día abundante por menos de 5 euros y para los amantes de la cerveza tienen un abanico de ellas. Como en cualquier lugar de Estonia son caras pero tienen calidad y variedad. Ah y también decir que tienen una línea para las autóctonas porque también es destilería y están fabricadas en el lugar.
    Julián

  4. Cuando llegas a tallin en barco y tienes unas horas para visitar la ciudad,es necesario contratar una excursión o se puede hacer la visita s tu aire,
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.