Cosas que hacer en la Vall de Boí

La Vall de Boí, ubicada en la provincia de Lleida, es uno de los destinos turísticos más destacados del noroeste de Cataluña. Sus principales reclamos son su estación de esquí, su patrimonio románico (protegido por la UNESCO desde el año 2000) y su magnífico entorno natural, con el Parque Nacional de Aigüestortes como gran atractivo. En este artículo os hablamos de algunos de los mejores sitios que ver en la Vall de Boí y de las principales actividades que se pueden hacer en la zona.

Iglesia de Santa Eulàlia d’Erill la Vall - Vall de Boí

Consulta otros posts sobre Lleida

Iglesias románicas de la Vall de Boí

La típica estampa de la Vall de Boí siempre incluye un campanario románico altísimo elevándose sobre tejados de pizarra negra. Aunque los campanarios de las iglesias románicas de la Vall de Boí son uno de sus elementos más vistosos, estas iglesias se hicieron famosas por la calidad de sus pinturas murales, la mayoría de las cuales están hoy custodiadas por el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) o el Museu Episcopal de Vic.

Iglesia de la Nativitat de Durro - Vall de Boí

La decisión de trasladar las pinturas a estos museos se tomó tras conocerse el caso de Santa Maria de Mur, en el Pallars Jussà, donde un párroco vendió los frescos al Museum of Fine Arts de Boston para hacer reparaciones en la iglesia. En la segunda década del s. XX, una comisión liderada por Josep Puig i Cadafalch (arquitecto de la Casa Amatller) se encargó de todo el proceso de conservación. La técnica usada para arrancar las pinturas se conoce como strappo. Más info aquí.

Pantocrator de Taüll en el MNAC de Barcelona

El aislamiento del valle ha permitido conservar casi intactas muchas de las construcciones románicas de la zona, donde se concentraron un gran número de templos de un mismo estilo arquitectónico. Estos hechos singulares hicieron que el conjunto de iglesias románicas de la Vall de Boí fuera declarado Patrimonio de la Humanidad en el 2000. Aunque en el valle hay más iglesias y ermitas románicas, son ocho iglesias y una ermita las que están protegidas por la UNESCO.

Iglesias románicas de la Vall de Boí (UNESCO)

  • Iglesia de Sant Feliu de Barruera (v, c, €)
  • Iglesia de Sant Joan de Boí (v, c, €)
  • Iglesia de Santa Maria de Taüll (v)
  • Iglesia de Sant Climent de Taüll (v, €)
  • Iglesia de la Assumpció de Cóll
  • Iglesia de Santa Maria de Cardet
  • Iglesia de la Nativitat de Durro (v, c, €)
  • Ermita de Sant Quirc de Durro
  • Iglesia de Santa Eulàlia d’Erill la Vall (v, €)

v = visitable | c= subida al campanario | € = de pago

Se pueden visitar seis de las iglesias (marcadas con una “v” en el cuadro) y, de estas, todas son de pago (€), excepto la de Santa Maria de Taüll. Para visitar las otras cinco hay que comprar el ticket correspondiente (en las propias iglesias) o solicitar una entrada combinada para todo el conjunto (o bien para tres iglesias a elegir). Es posible visitarlas todas en un día si disponéis de una jornada entera (consultad los horarios), aunque os recomendamos espaciar las visitas para poder disfrutar de los pueblos y paisajes cercanos a cada una.

Iglesia de Sant Climent de Taüll

La iglesia de Sant Climent de Taüll es la más emblemática de todo el conjunto románico de la Vall de Boí. De su ábside se extrajo el famoso Pantocrátor de Sant Climent de Taüll, la pintura más representativa del románico catalán, a menudo usado como portada de libros, guías y folletos sobre este estilo artístico. El Pantócrator original se encuentra en el MNAC de Barcelona, pero en el lugar que ocupaba se reproduce cada 30 minutos una maravillosa reconstrucción de la obra gracias a la técnica del video mapping.

Video mapping en la Iglesia de Sant Climent de Taüll - Vall de Boí

Las pinturas de la iglesia se atribuyen al llamado “Maestro de Taüll”, cuya identidad se desconoce.

Consagrada en el año 1123, sigue el modelo arquitectónico típico de la zona, con planta basilical, tres pequeñas naves con un ábside y dos absidiolos, techo de madera a dos aguas y un altísimo campanario. Su inconfundible silueta es la imagen por excelencia del turismo de la Vall de Boí. En el interior, además del video mapping, se puede contemplar la pintura original de Caín matando a Abel y tres tallas románicas.

Iglesia de Sant Climent de Taüll - Vall de Boí

Iglesia de Santa Maria de Taüll

La iglesia de Santa Maria de Taüll se halla en pleno centro de Taüll y fue consagrada también en 1123, solo un día después que su vecina Sant Climent, ubicada a unos 400 m. Los elementos estructurales son muy similares en ambas y, de hecho, lo son en todas las iglesias de la región, muy influida por el románico lombardo. En el interior se pueden ver réplicas de las pinturas que en su día decoraron muros y columnas, pero los auténticos también están en el MNAC.

Iglesia de Santa Maria de Taüll - Vall de Boí

Iglesia de Sant Joan de Boí

Los orígenes de la iglesia de Sant Joan de Boí se remontan al s. XI, lo que la convierte en una de las iglesias más antiguas del valle. Al igual que las anteriores, tiene planta basilical y en su día estuvo completamente decorada con frescos. Hoy estas pinturas murales se conservan en el MNAC, pero se han hecho réplicas de muchas de ellas en sus lugares originales. Esta iglesia es, a nuestro parecer, de las más fotogénicas y, además, se puede subir al campanario.

Iglesia de Sant Joan de Boí - Vall de Boí

Iglesia de Santa Eulàlia d’Erill la Vall

Otra de las iglesias que hay que ver en la Vall de Boí es la de Erill la Vall (siglo XII). Se diferencia de las anteriores por tener una sola nave, rematada con tres ábsides en forma de trébol, y por tener pórtico en un lateral. Además, la torre de seis pisos es de las más altas del conjunto. En el interior destaca la réplica de una de las obras escultóricas más importantes del románico catalán: el Descendimiento de Erill la Vall. Aunque las tallas originales están repartidas entre el Museu Episcopal de Vic y el MNAC, la réplica da una una buena idea del grado de perfección de la obra.

Iglesia de Santa Eulàlia d'Erill la Vall - Vall de Boí

Iglesia de Sant Feliu de Barruera

La iglesia de Sant Feliu de Barruera se completó entre los siglos XI y XII. Quizá por haber sida construida en dos fases y por las numerosas transformaciones que sufrió durante los siglos siguientes, la iglesia de Barruera es una de las más “atípicas” del conjunto, con una sola nave y medio brazo del transepto, dos ábsides, un porche en la entrada sur, una torre diferente a las de las otras iglesias, algunos elementos barrocos o góticos, etc. En esta iglesia se puede subir al campanario. Por lo demás, no hay elementos ornamentales destacables.

Iglesia de Sant Feliu de Barruera - Vall de Boí

Iglesia de la Nativitat de Durro

La iglesia de la Natividad, en Durro, es una de las más grandes del conjunto de la Vall de Boí. Su imponente campanario de seis pisos (se puede subir) es bien visible desde lejos. Esta iglesia es también algo atípica, ya que el ábside se perdió y tiene un pórtico lateral con una portada románica en la que se conservan parte de la decoración y el crismón. En el interior, además, hay dos capillas góticas y la sacristía es barroca. No hay que perderse los retablos y la talla de Nicodemo.

Iglesia de la Nativitat de Durro en la Vall de Boí

Pueblos de la Vall de Boí

La Vall de Boí es un municipio muy pequeño. Sus ocho núcleos de población apenas suman 1000 habitantes. Estos pueblos conservan en buena medida la estructura arquitectónica y las construcciones domésticas de toda la vida, aunque en la mayoría de casos los negocios y viviendas se han adaptado totalmente a la vida moderna para abrirse al turismo y a los forasteros con segunda residencia. Tienen, pues, una buena mezcla de encanto tradicional y comodidades.

Calles de Durro - Vall de Boí

El pueblo más importante del valle, en cuanto a servicios, es Barruera. Es de paso obligado y es fácil encontrar alojamiento, restaurantes, supermercado, tiendas, panaderías, etc. Barruera se ubica en la parte más baja del valle, a orillas del río Noguera de Tor, y alberga la oficina de turismo y el camping Boneta, uno de los dos únicos campings de la Vall de Boí. A menos de 4 km se halla Durro, quizá el pueblo con la estampa más pintoresca (más abajo hablamos del mirador).

Vistas de Durro desde Sant Quirc de Durro

También a unos 4 km de Barruera, pero en dirección norte, se encuentra Erill la Vall. Allí podéis visitar el “Centro del románico”, un espacio de interpretación destinado a divulgar todo el conocimiento relacionado con el patrimonio del valle. Ofrecen visitas guiadas a las iglesias en varios idiomas (reserva previa). Desde Erill la Vall solo hay que avanzar otros 3 km para llegar a Boí. Junto a su iglesia se encuentra la parada de los taxis que llevan a Aigüestortes (más info abajo).

Pueblos de la Vall de Boí

  • Barruera (239 habitantes)
  • Boí (218 habs.)
  • Taüll (266 habs.)
  • Cóll (37 habs.)
  • Cardet (5 habs.)
  • Durro (79 habs.)
  • Erill la Vall (98 habs.)
  • Pla de la Ermita (84 habs.)

La carretera sigue subiendo por el valle otros 3,5 km hasta llegar a Taüll, el pueblo más popular entre los turistas. Además de la famosa iglesia de Sant Climent de Taüll (y la menos renombrada de Santa María), tiene algunos rincones con mucho encanto. A otros 2 km, carretera arriba, está Pla de l’Ermita. Este “pueblo” es en realidad un complejo de apartamentos; no merece la pena ir salvo que queráis hacer la excursión que mencionaremos en el apartado de rutas.

Parque Nacional de Aigüestortes

El valle de Bohí es uno de los dos principales accesos a Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, el único Parque Nacional de Cataluña. Aunque este lado del parque no es tan famoso como el de la vertiente oriental, al que se llega desde Espot (Pallars Sobirà), la Vall de Boí recibe a un gran número de senderistas interesados en explorar el sector de Aigüestortes. El acceso al parque puede hacerse en taxi desde Boí (opción recomendada) o realizando la larga “ruta de la nutria”.

Llegar a Aigüestortes desde la Vall de Boí

Taxi: parada oficial en Boí, junto a la iglesia. Ida y vuelta 10,50€ para adultos. Las furgonetas salen cuando llenan 9 plazas (máxima espera 1 hora). Horario de 8 a 19 en verano y de 9 a 18 el resto del año. Trayecto de unos 25 minutos por pista. Regreso desde el punto de información del parque [+ info].

A pie: parking en “La Palanca de la Molina”. Desvío en el km 17 de la L-500. Allí empieza la pista, solo para taxis y senderistas. 4,5 km hasta el Estany de Llebrera y otros 2,5 hasta el punto de información del parque (total: 7 km solo ida, en ascenso). Ver ruta de la nutria.

El inicio de las rutas en Aigüestortes se encuentra muy cerca del Mirador del Sant Esperit. Allí es donde os dejará el taxi y donde os esperará algún otro taxi para la vuelta. Por el camino ya habréis pasado junto al precioso Estany de Llebreta. Algunos taxis se detienen allí, o en un mirador de la pista, para que los visitantes puedan hacer fotos, pero no es lo habitual, así que una de las ventajas de subir andando es poder disfrutar de este lago con tranquilidad.

Mirador del Sant Esperit en Aigüestortes

La ruta más popular que se puede hacer en la Vall de Boí es la que lleva desde el Planell d’Aigüestortes (la parada de taxis) hasta el Estany Llong (mapa). Se trata de una excursión de 4,2 km (ida) con un desnivel de 160 m y que se puede completar en 1 h 30 min (ida). La vuelta se realiza por el mismo sendero, pero os sugerimos que a vuestro regreso toméis el desvío de las pasarelas del Planell d’Aigüestortes. Esta pequeña caminata es una ruta ideal para familias con niños e incluso para personas con movilidad reducida, ya que está adaptada (mapa).

Pasarelas del Planell d'Aigüestortes

Quienes deseen alargar la ruta del Estany Llong pueden subir hasta el Portarró de Espot, aunque la ruta es bastante más exigente (+ info). Otra ruta exigente en Aigüestortes se iniciaría en un punto diferente, más allá de Caldes de Boí. Hablamos de la ruta de la marmota, que va del Estany de Cavallers al Estany Negre. Son 9 km en total y la dificultad es moderada (+ info). Si es demasiado, podéis hacer una adaptación más relajada paseando junto al Estany de Cavallers a vuestro aire.

Rutas en la Vall de Boí

No hace falta subir hasta Aigüestortes para hacer algunas excursiones muy bonitas en la zona. Si vuestro plan es relajado, o si vais a la Vall de Boí con niños, os sugerimos algunas rutas sencillas: cerca de Barruera podéis hacer la ruta del Salencar de Barruera, totalmente llana y de solo 3,2 km (ida y vuelta / 1 hora aprox.). Esta ruta empieza y termina en la Iglesia de Sant Feliu de Barruera y discurre paralela al río Noguera de Tor hasta llegar al humedal del salencar.

Salencar de Barruera - Vall de Boí

Otra ruta en la Vall de Boí muy popular es el llamado Camí dels Enamorats. Este paseo de 1,2 km (40 min) va desde el aparcamiento de la Farga (pegado a la L-500) hasta el parking de la Palanca de la Molina siguiendo el curso del río Sant Nicolau por un paraje muy boscoso. Tiene algo de pendiente, pero es una ruta muy fácil que también podéis hacer con niños. Para volver al inicio se puede deshacer el camino o regresar por un breve tramo de carretera de poco tráfico.

Camí dels Enamorats - Vall de Boí

Visitar las ermitas de la Vall de Boí es otra forma de hacer caminatas preciosas. Desde Durro podéis hacer andando (o en coche, por pista) la ruta de la ermita de Sant Quirc de Durro. El camino por la pista es sencillo, con suave ascenso de 1,8 km (3,6 km en total / 1h aprox.) y el premio son las fabulosas vistas desde la ermita y alrededores. Hay un sendero que acorta camino, pero no os lo aconsejamos a la ida, ya que la pendiente es más pronunciada.

Vistas desde Sant Quirc de Durro - Vall de Boí

Desde Pla de l’Ermita podéis visitar la ermita de Sant Quirc de Taüll. Las vistas no son tan espectaculares, pero el entorno es bonito y la ruta es sencillísima (1km ida y vuelta / 30 min). En la web oficial de turismo de Vall de Boí podéis encontrar más de 30 rutas por Vall de Boí y por Aigüestortes, diferenciadas según el nivel de dificultad: paseos, caminatas y excursiones.

Otras cosas que hacer en la Vall de Boí

Aunque no podemos aportar nuestra experiencia directa, os recordamos que la Vall de Boí es un buen destino para practicar el esquí y otros deportes de invierno (snowboard, raquetas de nieve, etc.). La estación de Boí Taüll es la más alta de los Pirineos, con una cota máxima de 2751 metros y una orientación al norte que aseguran buena calidad de nieve. Además, no está masificada. Por otra parte, Vall de Boí también es un conocido destino termal. El Balneario de Caldes de Boí, a 1500 m de altura, dispone de 37 manantiales (record Guinness) y un enorme espacio dedicado al bienestar. Por último, si vuestra visita coincide con el solsticio de verano, no os perdáis las fiestas de las falles, que se celebran en más de 60 pueblos de los Pirineos y fueron declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Información práctica para visitar la Vall de Boí

Dónde está la Vall de Boí

  • Comarca de la Alta Ribagorça, Lleida, Cataluña, España
  • Ubicaciones exactas al final del post

Cómo llegar a la Vall de Boí

  • Coche. El aislamiento del valle hace que el vehículo privado sea una de las mejores opciones para llegar a la Vall de Boí.
    • De Barcelona a la Vall de Boí (3 h 20 min, 285 km). Tomad la autovía A-2 dirección Lleida y enlazad allí con la variante A-14, que en seguida se une a la N-230 (dirección Vielha – Toulouse). Pasado El Pont de Suert seguid por el desvío hacia la Vall de Boí (L-500). Como alternativa a la A-2 podéis usar la AP-2, gratuita desde 2021.
    • De Madrid o Zaragoza a la Vall de Boí. Desde Madrid (5 h 45 min, 550 km) hay que tomar la A-2 hasta Zaragoza. Una vez en Zaragoza seguid por la E-7 hasta Huesca y luego la A-22 hasta el desvío de Barbastro. En Barbastro hay que tomar la N-123 hasta Benabarre y allí la N-230 dirección Pont de Suert/Vielha/Toulouse. Pasado Pont de Suert encontraréis el desvío hacia la Vall de Boí (L-500).
  • Bus. No existen enlaces directos desde grandes ciudades hasta la Vall de Boí, pero ALSA tiene rutas desde Lleida o Barcelona hasta Pont de Suert (a unos 15 km del valle), desde donde habría que tomar un bus local o un servicio de taxi. En temporada de esquí y en temporada de verano hay buses especiales que unen poblaciones cercanas a Aigüestortes (Vielha, Pobla de Segur, Vall de Boí, etc.). Tenéis PDFs y más info aquí.
  • Tren. No hay estación de tren en las proximidades, pero se puede llegar en tren hasta Lleida y continuar en bus hasta Pont de Suert, donde habría que tomar un bus local hacia las poblaciones de la Vall de Boí.

Web oficial de turismo de la Vall de Boí

Alojamiento en la Vall de Boí

  • Si buscáis apartamentos en la Vall de Boí nosotros os sugerimos El Rinconcito Rural. Se encuentra en Taüll, dispone de aparcamiento en el edificio y tiene todas las comodidades necesarias. Además, al estar en Taüll, es un buen punto de partida para visitar cualquiera de los lugares de interés de la zona, y especialmente las iglesias de Sant Climent y Santa Maria de Taüll, que se encuentran a escasos minutos andando.
  • Si preferís otras opciones, aquí os dejamos un listado de apartamentos y hoteles en la Vall de Boí. También veréis algunas propuestas de casa rural.
  • En cuanto a la ubicación exacta, aunque Taüll es una buena opción, no os preocupéis en exceso por esa cuestión, ya que todos los pueblos están muy cerca unos de otros. Barruera (el que más servicios tiene) se encuentra a escasos 15 min del pueblo más alejado.
  • Si buscáis camping en la Vall de Boí, entonces tenéis dos alternativas: Camping Taüll y Camping Boneta (en Barruera).
  • Una opción de alojamiento interesante es Airbnb. Podéis dormir en casas de particulares o alquilar apartamentos privados a buen precio.

Dónde comer en la Vall de Boí

  • Hay un buen número de restaurantes en la Vall de Boí. Por desgracia, la mayoría cierran fuera de temporada de invierno o de verano y en noviembre tuvimos muy limitadas nuestras opciones. Por experiencia propia solo os podemos recomendar La Taverneta, en Boí, donde hacen unas tapas creativas y unas hamburguesas fantásticas, a buen precio, y con el plus de unas buenas vistas.
  • Algunos restaurantes de la Vall de Boí de los que teníamos muy buenas referencias son: Casa Xoquin (Durro), El Ventador (Barruera), La Granja (Erill la Vall), El Caliu, Llesqueria l’Empriu y El Fai (Taüll).

Mapa de la Vall de Boí

Ampliar mapa de la Vall de Boí

Fotos: (1) Iglesia de Santa Eulàlia de Erill la Vall (2) Iglesia de la Natividad en Durro (3) Pantocrator de Taüll en el MNAC de Barcelona (4) Video mapping del Pantocrator de Taüll (5) Sant Climent de Taüll (6) Santa Maria de Taüll (7) Sant Joan de Boí (8) Interior de Santa Eulàlia d’Erill la Vall, con el Descendimiento (9) Sant Feliu de Barruera (10) Nativitat de Durro (11 y 12) Calles y vistas de Durro (13) Mirador del Sant Esperit en Aigüestortes (14) pasarelas del Planell d’Aigüestortes (15) Ruta del Salencar de Barruera (16) Camí dels Enamorats (17) Vistas desde la ermita de Sant Quirc de Durro. Autoría: Lupe/Los apuntes del viajero.

* Afiliados: este post contiene enlaces de afiliado. ¡Gracias por colaborar! -> [+ info]
** Código viajero: viajamos de forma independiente (sin patrocinadores, sin aceptar regalos, sin viajes pagados, sin participar en blogtrips o viajes de prensa).

Suscríbete gratis a nuestro boletín.
¡Únete a más de 4.000 viajeros!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.